top of page

Advierte la ONU sobre "espiral de autodestrucción" humana


Contaminación del aire causada a gran escala por los incendios en Indonesia. / UNDDR


La actividad y el comportamiento humanos contribuyen a un número cada vez mayor de desastres en todo el mundo, ponen en peligro millones de vidas y todos los logros sociales y económicos, advierte un nuevo informe de la ONU.

El Informe de Evaluación Global (GAR2022), publicado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR) antes de la Plataforma Global para la Reducción del Riesgo de Desastres en mayo, revela que entre 350 y 500 desastres de mediana a gran escala ocurrieron cada año durante las últimas dos décadas. Se prevé que la cantidad de desastres llegue a 560 por año, o 1.5 desastres por día, para 2030.

El GAR2022 culpa de estos desastres a una percepción rota del riesgo basada en el “optimismo, la subestimación y la invencibilidad”, lo que lleva a decisiones políticas, financieras y de desarrollo que exacerban las vulnerabilidades existentes y ponen a las personas en peligro.

“El mundo debe hacer más para incorporar el riesgo de desastres en la forma en que vivimos, construimos e invertimos, lo que está poniendo a la humanidad en una espiral de autodestrucción”, afirma Amina J. Mohammed, vicesecretaria General de las Naciones Unidas, quien presentó el informe en la sede de la ONU en Nueva York.

“Debemos convertir nuestra complacencia colectiva en acción. Juntos podemos reducir la tasa de desastres prevenibles mientras trabajamos para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible para todos, en todas partes”.

El informe titulado “Nuestro mundo en riesgo: transformando la gobernanza para un futuro resiliente”, encontró que la implementación de estrategias de reducción del riesgo de desastres, como se pide en el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, había reducido tanto la cantidad de personas afectadas y asesinadas por desastres en la última década.

Sin embargo, la escala y la intensidad de los desastres están aumentando, con más personas muertas o afectadas por desastres en los últimos cinco años que en el lustro anterior.

Los desastres afectan de manera desproporcionada a los países en desarrollo, que pierden un promedio del uno por ciento del PIB al año a causa de los desastres, en comparación con el 0.1-0.3 por ciento en los países desarrollados. El costo más alto lo soporta la región de Asia-Pacífico, que pierde un promedio del 1.6 por ciento del PIB por desastres cada año, mientras que los más pobres también son los que más sufren dentro de los países en desarrollo.

A los impactos a largo plazo de los desastres se suma la falta de seguros para ayudar en los esfuerzos de recuperación para reconstruir mejor. Desde 1980, solo el 40 por ciento de las pérdidas relacionadas con desastres estaban aseguradas, mientras que las tasas de cobertura de seguros en los países en desarrollo a menudo estaban por debajo del 10 por ciento y, a veces, cerca de cero, según el informe.

“Los desastres se pueden prevenir, pero solo si los países invierten el tiempo y los recursos para comprender y reducir sus riesgos”, señaló Mami Mizutori, representante Especial del secretario General para la Reducción del Riesgo de Desastres, y directora de UNDRR.

“Al ignorar deliberadamente el riesgo y no integrarlo en la toma de decisiones, el mundo está financiando efectivamente su propia destrucción. Los sectores críticos, desde el gobierno hasta el desarrollo y los servicios financieros, deben repensar urgentemente cómo perciben y abordan el riesgo de desastres”.

Un área de riesgo cada vez mayor está relacionada con los fenómenos meteorológicos más extremos como resultado del cambio climático. GAR2022 se basa en los llamados para acelerar los esfuerzos de adaptación realizados en la COP26 al mostrar cómo los formuladores de políticas pueden proteger el desarrollo y las inversiones contra el cambio climático.

Esto incluye reformar la planificación del presupuesto nacional para considerar el riesgo y la incertidumbre, al tiempo de reconfigurar los sistemas legales y financieros para incentivar la reducción del riesgo. También ofrece ejemplos de los cuales los países pueden aprender, como el innovador impuesto al carbono sobre el combustible de Costa Rica lanzado en 1997, que ayudó a revertir la deforestación, uno de los principales impulsores de los riesgos de desastres, mientras beneficiaba a la economía. En 2018, el 98 por ciento de la electricidad en Costa Rica provino de fuentes de energía renovable.

GAR2022 fue redactado por un grupo de expertos de todo el mundo como un reflejo de las diversas áreas de especialización necesarias para comprender y reducir los riesgos complejos. Los hallazgos del informe se incorporarán a la Revisión de Medio Término de la implementación del Marco de Sendai, que incluye consultas nacionales y revisiones de cómo los países se desempeñan frente a la meta, los objetivos y las prioridades para la acción del Marco de Sendai.

“A medida que se lleva a cabo la revisión de mitad de período del Marco de Sendai, este informe debería ser una llamada de atención para que los países aceleren la acción en las cuatro prioridades del Marco para detener la espiral de desastres crecientes”, mencionó Mizutori.

“La buena noticia es que las decisiones humanas son las que más contribuyen al riesgo de desastres, por lo que tenemos el poder de reducir sustancialmente las amenazas que se presentan a la humanidad, y especialmente a los más vulnerables entre nosotros”.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page