top of page

Inventario mundial, clave para la acción climática ambiciosa



Los delegados de la Conferencia sobre Cambio Climático de Bonn concluyeron el primer diálogo técnico del balance mundial, un proceso fundamental tanto para la aplicación del Acuerdo de París como para ayudar a establecer el rumbo de una acción climática ambiciosa.

"Es claro que necesitamos urgentemente que la aplicación se lleve a cabo lo más rápidamente posible y necesitamos una acción climática mucho más ambiciosa", afirmó Patricia Espinosa, secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático. "El balance mundial es una parte fundamental para lograr ambas cosas".

Durante la última semana, delegados de gobiernos, observadores y numerosos expertos comenzaron a hacer un resumen de la situación mundial en lo que respecta a la aplicación del Acuerdo de París. Estos debates son un componente clave del balance mundial para evaluar el progreso colectivo hacia la consecución del objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius.

Alcanzar el objetivo es esencial para evitar los peores efectos del cambio climático, como sequías, olas de calor y lluvias más frecuentes y severas.

El diálogo proporcionó información para que los países y las partes interesadas vieran en qué aspectos están avanzando colectivamente hacia el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París, y en cuáles no.

Muchos participantes en el diálogo destacaron la necesidad de apoyo financiero, en particular para adaptarse a los efectos del cambio climático, y señalaron que las brechas de recursos aumentarán a medida que se agrave la crisis climática. Otros señalaron que las actuales promesas de los gobiernos nacionales son insuficientes para cumplir los objetivos del Acuerdo de París y que es necesario aumentar urgentemente las acciones climáticas ambiciosas.

"Aunque la comunidad internacional ha progresado en varios ámbitos, también sabemos que aún no ha cumplido varios compromisos: el fracaso en la movilización de 100 mil millones de dólares para 2020 no es más que un ejemplo", dijo Espinosa.

"Y también sabemos que la acción climática todavía tiene que reflejar el profundo cambio transformacional que se necesita en todos los sectores para construir un futuro más sostenible y resiliente".

Las cifras lo refuerzan. El informe de síntesis de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC) del año pasado –una recopilación de todos los planes nacionales de acción climática presentados hasta la fecha– confirmó que el mundo sigue muy lejos del objetivo del Acuerdo de París de estabilizar el aumento de la temperatura global en 1.5 grados Celsius para finales de siglo.

Pero el balance también es una oportunidad. Permite a los gobiernos nacionales y a las partes interesadas identificar las lagunas existentes en la acción climática: les permite abordar esas lagunas, mostrando soluciones, oportunidades, innovaciones y mejores prácticas de todo el mundo, y los debates se basan en los mejores datos científicos disponibles, que son la base del balance mundial.

En los últimos diez meses, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU ha publicado una trilogía de informes que contienen la ciencia más actualizada sobre el cambio climático.

En conjunto, los tres informes son una advertencia nefasta sobre las consecuencias de la inacción. Los informes confirman que las actividades humanas están causando el cambio climático y que la influencia humana está haciendo que los fenómenos climáticos extremos sean más frecuentes y graves.

Hoesung Lee, presidente del IPCC, afirmó que los informes constatan que las actividades humanas han calentado el planeta a un ritmo que no se había visto en los últimos dos mil años, lo que sitúa al mundo en la senda de un calentamiento global de 1.5 grados Celsius en las próximas dos décadas.

"Los próximos años serán críticos, pero hay formas de mejorar nuestras posibilidades de éxito", añadió Lee. "La cooperación internacional es clave para lograr objetivos climáticos ambiciosos y una acción climática acelerada y equitativa es fundamental para el desarrollo sostenible".

Qué sucede a continuación

Harald Winkler, co-facilitador del diálogo técnico, describió los próximos pasos del proceso de evaluación global. Animó a los delegados a seguir presentando información para ayudar a ONU Cambio Climático a recopilar la información necesaria para realizar el balance a través del portal de presentación en línea.

También animó a los participantes a continuar sus debates en los próximos meses para ayudar a preparar el siguiente diálogo técnico, que tendrá lugar en la Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP27) en Egipto, en noviembre. Por ejemplo, sugirió que podrían continuar sus conversaciones de manera informal durante las Semanas del Clima regionales, lo cual haría que el balance fuera más global e inclusivo.

Los co-facilitadores del diálogo técnico prepararán un informe resumido en las próximas semanas para recoger los debates de la Conferencia sobre el Cambio Climático de Bonn.

Las principales conclusiones del primer balance mundial se presentarán y debatirán en la Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP28), a finales de 2023.

Aunque este será un momento clave para identificar las oportunidades de intensificar la acción climática y el apoyo internacional, el balance mundial es un proceso continuo que puede añadir valor en cada paso del camino.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page