top of page

El IPCC muestra la cruda realidad de los inevitables impactos climáticos



El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) publicó el segundo informe del Sexto Ciclo de Evaluación (AR6) que analiza los impactos climáticos, la adaptación y la vulnerabilidad. El informe resumido, aprobado colectivamente por los gobiernos durante el fin de semana, expone con detalles aleccionadores cómo el cambio climático inducido por el ser humano a partir de una peligrosa dependencia de los combustibles fósiles está generando pobreza, inseguridad hídrica y alimentaria, extinción de especies y pérdidas y daños. Esta nueva evaluación muestra que el alcance y la magnitud de los impactos del cambio climático son mayores que los estimados previamente en la última evaluación del IPCC en 2014. Sin medidas urgentes para limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius, la adaptación al cambio climático será más costosa, ineficiente y, en algunos casos, simplemente imposible, resultando en pérdidas y daños.


Reacciones de las organizaciones de la sociedad civil: Harjeet Singh, asesor sénior, Climate Action Network International "El informe del IPCC muestra un espejo de la realidad actual del cambio climático y sus impactos en las personas y el planeta.

La ciencia ahora es concluyente, y los gobiernos lo han respaldado: estamos en la era de los desastres climáticos inevitables que causan pérdidas y daños. Cada fracción de grado de calentamiento causará impactos climáticos combinados y en cascada que se acercarán peligrosamente a los límites de adaptación, causando una degradación irreversible de ecosistemas críticos y un profundo sufrimiento humano. “El informe deja en claro que el apoyo financiero, de gobernanza e institucional es inadecuado para la adaptación y para abordar las pérdidas y los daños. Los países ricos deben aumentar el financiamiento para que los países en desarrollo se preparen para los impactos climáticos inevitables. Deben tomar medidas concretas para establecer un mecanismo de financiamiento para pérdidas y daños en la conferencia sobre el clima (COP27) en Egipto, a finales de año".

Dra. Rachel Cleetus, Directora de Políticas y Economista Principal, Unión de Científicos Preocupados: “Los gobiernos del mundo han respaldado un informe resumido del IPCC que deja en claro que la crisis climática ya está sobre nosotros, y no se anda con rodeos al decir que los esfuerzos actuales para reducir las emisiones de calentamiento global y adaptarse a los crecientes impactos climáticos están muy por debajo de lo necesario. La ciencia es clara: tenemos una ventana que se estrecha rápidamente para controlar el cambio climático al hacer reducciones profundas en las emisiones, invertir en adaptación y promover el desarrollo resiliente al clima. Una mayor demora en la acción sería catastrófica para las personas y el planeta, y también causará daños económicos sustanciales, crecientes e inequitativos. Los países más ricos tienen una responsabilidad importante en la acción climática, incluida la reducción drástica de sus emisiones, el pago de las pérdidas y los daños que han causado y el aumento rápido del financiamiento para las naciones en desarrollo vulnerables al clima. Los científicos del mundo dicen que el tiempo para el incrementalismo ha terminado; ahora es el momento de tomar acciones transformadoras para ayudar a asegurar un futuro más seguro, más justo y sostenible para todos”.


Dr. Stephen Cornelius, líder mundial de WWF para el IPCC: “Sequía y calor abrasador, destrucción de ecosistemas, tormentas más fuertes e inundaciones masivas, extinción de especies: esta no es una lista de escenas en una película apocalíptica. En cambio, es el contenido de un informe científico autorizado que detalla los impactos climáticos que ya están causando estragos en el planeta y su gente. La Tierra está en peligro y está siendo empujada a sus límites, ya veces más allá; las personas y los ecosistemas más vulnerables son los que más sufren. El lado positivo de las nubes de tormenta es que no todos los impactos más extremos son inevitables.

Con una acción rápida, podemos limitar su frecuencia y gravedad y ayudar a las personas y a los ecosistemas a adaptarse a algunos impactos. La naturaleza puede ser nuestra aliada y un amortiguador crucial, si elegimos restaurarla y protegerla. Los líderes mundiales deben prestar atención a las advertencias del informe y cumplir sus promesas climáticas con una mayor inversión para desarrollar la resiliencia, al tiempo de reducir las emisiones para dar una oportunidad de lucha a la adaptación”.


Olha Boiko, Coordinadora, CAN Europa del Este Cáucaso y Asia Central “Los combustibles fósiles no sólo provocan el cambio climático; también permiten la guerra en medio de las múltiples crisis en que todos vivimos. El 24 de febrero, el ejército ruso invadió Ucrania para iniciar una guerra a gran escala en el centro de Europa. En 2019 , el 41 por ciento de las importaciones de gas natural de la Unión Europea procedían de Rusia, según Eurostat. Rusia ha sido un importante emisor de combustibles fósiles y un contribuyente al cambio climático. Vemos hoy cómo la dependencia de los combustibles fósiles y el conflicto están entrelazados. La ciencia climática ha sido unánime durante décadas en que debemos dejar de quemar combustibles fósiles. El mundo sigue agregando más y más ejemplos horribles para respaldar esta afirmación. El informe del IPCC agregará aún más razones para que los países comiencen a actuar como si estuviéramos en una crisis”.


Sandeep Chamling Rai, asesor sénior de Política de Adaptación Global de WWF: “A pesar del progreso, los gobiernos terminaron las conversaciones climáticas de la COP26 en Glasgow con una gran brecha entre la ambición global sobre adaptación y pérdidas y daños y lo que la ciencia nos dice que debemos hacer. Este nuevo informe del IPCC debe ser una estrella polar para cada acción que tomen ahora. A finales de año, África, uno de los continentes más devastados por el cambio climático, será la sede de la COP27. Abordar las brechas restantes en la adaptación y las pérdidas y daños, como recomienda el informe, debe ser una prioridad para los negociadores. Las vidas y los medios de subsistencia en todo el mundo dependen de ello”.


Teresa Anderson, Líder de Justicia Climática, ActionAid International: “Este informe presenta un catálogo desgarrador del inmenso sufrimiento que el cambio climático significa para miles de millones de personas, ahora y en las próximas décadas. Es la compilación más contundente de la ciencia del clima que el mundo haya visto jamás. No puedes leerlo sin que te duela el estómago. “Hace mucho tiempo que se necesitaba un sistema global que brinde apoyo a los países vulnerables al clima para recoger los pedazos y reconstruir después de los desastres climáticos. Las negociaciones climáticas de la COP27 en Egipto, a finales de año, deben finalmente acordar un mecanismo de financiamiento para abordar las pérdidas y los daños. Sabemos que, tras bastidores, Estados Unidos intentó eliminar las referencias a 'pérdidas y daños' del texto del IPCC. La administración de Biden no sólo está cerrando los ojos ante la realidad de la crisis climática, sino que está tratando de vendar los ojos al resto del mundo. Parece llevar una insignia de liderazgo climático, mientras hace todo para impedir que los más necesitados obtengan ayuda. Es deshonesto y completamente vergonzoso".


Steve Trent, director ejecutivo y fundador de Environmental Justice Foundation: “La crisis climática es una crisis de derechos humanos, y el último informe del IPCC ha confirmado nuevamente el inmenso sufrimiento humano que traerá. Las naciones desarrolladas, que son las que más han contribuido a calentar nuestro planeta, deben hacer más para abordar las desigualdades, las pérdidas y los daños provocados por el calentamiento global. Deben aumentar su apoyo a las naciones en desarrollo y las comunidades más vulnerables, quienes hicieron menos para causar esta crisis. La acción decisiva sobre el clima no es un 'costo': es una inversión, no sólo en nuestro futuro, sino también en nuestra supervivencia. Tal inversión representaría el mayor ahorro de costos de la historia humana”.


Sanjay Vashist, director, Red de Acción Climática del Sur de Asia: “En el sur de Asia, ya estamos presenciando migraciones y desplazamientos humanos a gran escala debido a sequías, inundaciones, erosión de las riberas de los ríos y aumento del nivel del mar. Cada día más personas están abandonando sus tierras debido a la mayor frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos y, sin embargo, no existen leyes nacionales o acuerdos internacionales para proteger a quienes se ven desplazados u obligados a migrar debido al cambio climático. El IPCC nos ha recordado una vez más que la ventana crítica para la acción sobre el cambio climático se está cerrando rápidamente y los gobiernos deben actuar ahora porque el costo de la inacción hoy solo aumentará el costo de las pérdidas y los daños en el futuro”.


Catalina Gonda, Coordinadora de Política Climática, FARN: “Este inquietante informe muestra que el mundo no está preparado para enfrentar los impactos climáticos actuales, y mucho menos para soportar temperaturas superiores a 1.5 grados Celsius. El cambio climático ya está causando daños, pérdidas y daños increíbles en América Latina, donde la pérdida de biodiversidad, las desigualdades existentes, la inseguridad alimentaria e hídrica se están exacerbando en todo el continente. El patrimonio natural y cultural insustituible de la región se enfrenta a amenazas graves y crecientes, y no podemos seguir jugando con los puntos de inflexión de la Tierra. Necesitamos actuar ahora."


Alex Rafalowicz, director, Iniciativa del Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles: "El informe muestra que el calentamiento continuo nos condenará a un mundo al que no podemos adaptarnos. Aunque sabemos que extraer todo de los proyectos existentes de carbón, petróleo y gas nos llevaría más allá del umbral de un planeta habitable, se están desarrollando nuevos proyectos. aún se está aprobando y expandiendo. La industria de los combustibles fósiles no diseñará su propia desaparición, por lo que los gobiernos deben romper esta dependencia de los combustibles fósiles para proteger los medios de vida, la seguridad y el planeta. Las proyecciones futuras del IPCC se pueden evitar si actuamos, pero la acción significa abordar el sistema de combustibles fósiles en su totalidad”.


Susann Scherbarth, directora de Justicia Climática, BUND/ Amigos de la Tierra Alemania: “Cualquiera que no reconozca la escala masiva de los impactos del cambio climático está enterrando la cabeza en la arena. Sin embargo, no es el momento de entrar en shock. La crisis climática es provocada por el hombre y también debe ser abordada por todos, levantándonos las mangas y poniendo manos a la obra.

Si bien el gobierno alemán muestra planes climáticos más progresistas que nunca, las palabras deben ir seguidas de hechos sólidos y adaptarse a un camino de 1.5 grados. Con la presidencia del G7 este año, Alemania tiene el deber de garantizar la justicia climática a nivel internacional. Deben anclar seriamente soluciones que conduzcan a reducciones reales de emisiones. El gobierno alemán debe asegurarse de que todos los países del G7 apoyen incondicionalmente el fin de la era de los combustibles fósiles, incluidos el gas y la energía nuclear, y se comprometan con un financiamiento climático socialmente justa”.


Julia Levin, directora sénior del Programa de Clima y Energía, Environmental Defense Canada: “Los científicos del mundo han entregado su evaluación más cruda hasta el momento del aterrador futuro que nos espera si no actuamos sobre el cambio climático. Como uno de los diez principales emisores mundiales, Canadá tiene la enorme responsabilidad de liderar al mundo en una transición responsable fuera de los combustibles fósiles. El gobierno canadiense debe actuar de inmediato sobre sus promesas, lo que significa: limitar las emisiones del sector del petróleo y el gas, rechazar nuevos proyectos de petróleo y gas como Bay du Nord, redirigir los subsidios a los combustibles fósiles hacia soluciones climáticas comprobadas e invertir en una transición justa para las comunidades y trabajadores El retraso se medirá en vidas perdidas, medios de subsistencia, especies y ecosistemas”.


May Boeve, directora ejecutiva, 350.org : "El informe del IPCC demuestra qué está causando el problema: los combustibles fósiles. Pero hay buenas noticias, sabemos exactamente cómo recuperar nuestro futuro de la industria de los combustibles fósiles: presionando a las instituciones financieras para que corten su financiamiento y cierren las puertas a Big Oil. Es el momento de apoyar las soluciones lideradas por la comunidad que están surgiendo en todo el mundo".


Kaisa Kosonen, asesora principal de políticas, Greenpeace Nordic: “Nos enfrentamos a algunos hechos muy preocupantes sobre cuán lejos de la crisis nos hemos sumergido. Y, sin embargo, este es el clima más seguro que jamás tendremos, ya que más calentamiento, aumento del nivel del mar, peligros y pérdidas ya están encerrados. Es doloroso, pero sólo al enfrentar estos hechos con brutal honestidad podemos encontrar soluciones que coincidan con la escala de los desafíos interconectados. La gente no se va a quedar sentada esperando que las cosas empeoren. Va a actuar y a hacer que los contaminadores rindan cuentas, como hemos visto en las manifestaciones masivas, las elecciones climáticas y los florecientes casos judiciales por la justicia climática. Este informe proporcionará una nueva y poderosa herramienta para el cambio. Es una década crítica, pero podemos estar a la altura del desafío. Tenemos las soluciones, como nos dicen los científicos, pero los gobiernos deben dejar de hacer lo simplemente mejor y comenzar a hacer lo suficiente. Es la única manera de alcanzar nuestras metas”.


Thandile Chinyavanhu, activista de clima y energía, Greenpeace África: “Para muchos, la emergencia climática ya es una cuestión de vida o muerte, ya que las casas y el futuro están en juego. Esta es la realidad vivida por las comunidades de Mdantsane que han perdido a sus seres queridos y las posesiones de su vida y por los residentes de Qwa qwa que no pueden acceder a los servicios vitales de salud o a la escuela, como resultado del clima extremo. Lucharemos juntos contra esto. Saldremos a las calles, iremos a los tribunales, unidos por la justicia y pediremos cuentas a aquellos cuyas acciones han dañado desproporcionadamente nuestro planeta. Lo rompieron, ahora tienen que arreglarlo".


Dr. Juan Declet-Barreto, científico social principal para la Vulnerabilidad Climática, Unión de Científicos Preocupados: “Las naciones que menos han contribuido a la crisis climática, incluidas las de América Central y del Sur, el África subsahariana, el sur de Asia y las Islas Pequeñas, se han visto especialmente afectadas por la crisis climática debido a su exposición extrema a los riesgos climáticos agravados por desarrollo desigual. El informe refuerza la realidad de que quienes han sido marginados en la sociedad debido a sus ingresos, raza, etnia, identidad de género o colonización, seguirán soportando la peor parte de los impactos del cambio climático y sufrirán pérdidas y daños cada vez mayores. A medida que los formuladores de políticas se mueven para limitar los daños climáticos e invertir en medidas de adaptación, deben priorizar soluciones equitativas que aborden las necesidades de quienes se encuentran en la primera línea de la crisis climática y elevar el conocimiento indígena y local de larga data”.


Mitsutoshi Hayakawa, director gerente, Alianza de Ciudadanos para Salvar la Atmósfera y la Tierra (CASA), Red de Acción Climática de Japón: "La crisis climática ha continuado implacablemente y las personas en todas partes están ahora bajo la amenaza de los impactos catastróficos del cambio climático. El último informe del IPCC deja en claro por qué debemos aspirar a cumplir el objetivo de 1.5 grados Celsius del Acuerdo de París y por qué debemos movilizar todas las políticas y medidas necesarias para lograr la neutralidad de carbono. Los líderes mundiales deben garantizar que el cambio de sistema se lleve a cabo a una escala sin precedentes, con base en la ciencia más reciente y a la velocidad necesaria para lograr el objetivo de 1.5 grados. En octubre de 2021, Japón revisó su Plan Estratégico de Energía y, con base en esto, revisó sus objetivos NDC 2030, presentado recientemente a la CMNUCC. El Plan establece que la energía a carbón representará el 19 por ciento de la generación de electricidad en 2030, lo cual es completamente inconsistente con el 1.5 grados Celsius objetivo del Acuerdo de París. Japón debe iniciar la consideración de políticas y medidas específicas, incluido un cronograma claro para eliminar gradualmente la generación de energía a base de carbón nacional, y aumentar su ambición y presentar un objetivo mejorado para 2030 en línea con el objetivo de 1.5 grados. Además, Japón, como el sexto país del mundo en términos de emisiones acumuladas, está obligado a brindar financiamiento a los países en desarrollo para abordar la adaptación y las pérdidas y daños.


Stela Herschmann, especialista en clima, Observatorio del Clima, Brasil: “La ciencia nos demuestra una vez más que el cambio climático está afectando a todas las regiones del mundo y que esta es la década decisiva para la acción. Nuestra capacidad de adaptación es inversamente proporcional al aumento de la temperatura. Si el mundo no recorta rápidamente las emisiones, no alcanzaremos el objetivo de contener el calentamiento en 1.5 grados Celsius. Si no alcanzamos el objetivo, no podremos adaptarnos a varios impactos y solo nos quedará hacer frente a pérdidas y daños cada vez mayores". "Uno de los mensajes más fuertes del informe ​​es que el cambio climático es un exacerbador brutal de la desigualdad y la pobreza. La justicia climática debe estar en la agenda, y el informe es la demostración más completa hasta ahora de que ya estamos viviendo en un contexto de injusticia climática, donde los impactos adversos de los eventos climáticos extremos varían según las diferencias en exposición y vulnerabilidad".


Mattias Söderberg, copresidente del grupo de justicia climática de ACT Alliance: “El informe muestra una vez más cuán devastadores son los efectos de la crisis climática. Las personas y las comunidades sufren y debemos unirnos, mostrar solidaridad y actuar ahora”. “En la COP26, las partes acordaron revisar sus planes climáticos nacionales y los países desarrollados reiteraron su promesa de entregar financiamiento climático. Estas promesas deben cumplirse ahora. ¡No hay más tiempo para demoras!” “A pesar de las noticias preocupantes de la ciencia del clima, no debemos perder la esperanza. Todavía podemos manejar la crisis climática y lo que se haga hoy marcará la diferencia mañana. Las inversiones en mitigación, adaptación y acciones para abordar las pérdidas y daños inducidos por el clima deben priorizarse y ampliarse”.


Sriram Madhusoodanan, director de Estrategia Internacional, Centro de Derecho y Política de la Costa del Golfo: “El informe confirma lo que muchos en el sur del Golfo sabían desde el huracán Katrina en 2005: las personas en primera línea ya están sintiendo los impactos del cambio climático y muchas han sido desplazadas. La ventana para evitar los peores impactos se está cerrando, por lo que debemos elegir ahora como el momento para tomar las medidas climáticas necesarias. El informe del IPCC confirma que hay un punto más allá del cual simplemente no podremos “adaptarnos” al cambio climático. Hay un momento después de que el aumento del nivel del mar trague la tierra o los incendios forestales y el aumento de las temperaturas hagan que la tierra sea inhabitable. Debemos dar cuenta de esta pérdida y daño irreparables en nuestros planes de respuesta climática y prepararnos para recibir a las personas desplazadas. Los países ricos y las corporaciones se han beneficiado de manera desproporcionada al alimentar la crisis climática, y nos hacemos eco de los llamados del Sur Global, en el sentido de que estos países tienen la obligación de pagar reparaciones en forma de financiamiento para pérdidas y daños, apoyando una transición equitativa fuera de los combustibles fósiles, y políticas de inmigración humanitarias”.


Hala S. Murad, experta social ambiental, directora ejecutiva de la Asociación Dibeen para el Desarrollo y los Derechos Ambientales, Dibeen CANAW: “Hoy nos encontramos nuevamente ante un informe científico que nos dice que todos los derechos humanos están en peligro en el norte y el sur, pero en el sur son más aterradores, al ser donde la pobreza, el desempleo, la falta de educación de calidad, la limitada equidad, la transferencia de tecnología de energías renovables y sus aplicaciones; la escasez de recursos, especialmente agua, y el deterioro de los ecosistemas en particular en la cuenca sur del Mediterráneo, se han hecho presentes. Todo esto y más afecta a las personas en forma de violaciones explícitas de los derechos humanos. Por lo tanto, se debe apoyar el sistema de derechos humanos y sus diversos mecanismos, y empoderar a las comunidades locales para ser parte de las soluciones, reconocer sus experiencias y hacer de su participación en la toma de decisiones una dimensión significativa. Las experiencias nos dicen que debemos tomar partido por las personas y sus elecciones, al enfrentar estos desastres existentes y futuros".


Nikki Reisch, Directora de Clima y Energía, Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL):

“Algunos de los hallazgos más aleccionadores del Grupo de trabajo II se diluyeron o eliminaron del Resumen final para responsables de políticas aprobado por los Estados Partes. Pero si bien las Partes pueden diluir la redacción, no pueden negociar la ciencia. Los capítulos subyacentes del informe del GTII, incluido el resumen técnico, no dejan lugar a dudas: superar los 1.5 grados Celsius provocará daños irreparables, sea o no posible volver a temperaturas más bajas, planificar el exceso y asumir la capacidad de revertir el calentamiento después de un desastre en los tribunales”.

“Los esquemas tecnológicos de eliminación de dióxido de carbono tardarán décadas en implementarse a escalas significativas, tiempo en el que podrían ocurrir daños graves e irreversibles. Las tecnologías arriesgadas e inciertas como la gestión de la radiación solar no abordarían los factores impulsores de la crisis climática y crearían nuevos riesgos significativos. Las opciones de políticas que obligan al mundo a superar los 1.5 grados Celsius y apostar por el retorno, en lugar de reducir las emisiones de forma inmediata y drástica, incluso mediante la eliminación rápida de la producción y el uso de combustibles fósiles y la detención de la deforestación, invitan a pérdidas permanentes y daños irreversibles a los seres humanos y los ecosistemas. alrededor del mundo. A la vista de este último informe, tales elecciones son indefendibles”.


Colin Roche, coordinador de justicia climática y energía de Amigos de la Tierra Europa:

“Este informe es una lectura sombría en lo que ya son tiempos oscuros. Los impactos de la crisis climática son peores y suceden más rápido de lo previsto, y los impactos en las partes más vulnerables del mundo son aún más graves.

“Europa, como región rica y principal culpable, debe actuar como si ésta fuera la emergencia que es. No debe haber más retrasos ni excusas para acelerar masivamente el despliegue de las energías renovables y las renovaciones de viviendas y acabar con la dependencia de los combustibles fósiles. Europa debe cumplir con su responsabilidad de apoyar a los más afectados por la crisis climática y garantizar que todos puedan participar en la transición energética”.


Glen Klatovsky, director ejecutivo interino de la Red de Acción Climática de Australia:

“Hoy tenemos inundaciones devastadoras en dos estados con al menos siete muertos. Apenas hace dos años experimentamos los peores incendios forestales jamás registrados durante sequías sin precedentes en gran parte del país. Australia es especialmente vulnerable a los impactos del cambio climático y nuestra gente está sufriendo.

“También somos un gigante de los combustibles fósiles, el mayor exportador de gas natural, el mayor exportador de carbón y aún dependemos en gran medida de los combustibles fósiles para el suministro de energía. Somos un rezagado global en la acción sobre el cambio climático. Nuestro gobierno está actuando de una forma que exacerba el dolor causado por el cambio climático a nuestra gente”.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page