top of page

¿Es el activismo climático un crimen?


Por Covering Climate Now

Mientras los abusos ambientales continúan en todo el mundo, algunos gobiernos y corporaciones hacen todo lo posible para criminalizar la protesta pública y legal.

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre defensores del medio ambiente, Michel Forst, emitió un memorando en el que calificaba de “extremadamente preocupantes las medidas cada vez más severas contra los defensores del medio ambiente” en el Reino Unido.

Las autoridades de Uganda, España y Alemania también han impuesto castigos notablemente severos a las protestas pacíficas. Y en Estados Unidos, Greenpeace es el último objetivo de las corporaciones contaminadoras que presentan demandas transparentemente infundadas en un esfuerzo por silenciar, si no llevar a la quiebra, a los críticos.

Esta es una historia que los periodistas deberíamos cubrir, no sólo por su inherente valor periodístico. El periodismo independiente, al igual que la disidencia pacífica, es un pilar esencial de la sociedad civil, y las mismas fuerzas que atacan a uno a menudo atacan al otro.

El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, por ejemplo, elogió a un congresista republicano que agredió físicamente a un periodista y dijo con entusiasmo: "¡Cualquier persona que pueda dar un golpe al cuerpo, es mi tipo!".

El relator especial de la ONU, el columnista de The Guardian, George Monbiot, advirtió que “las leyes draconianas contra las protestas, las sentencias masivas y los fallos judiciales que prohíben a los manifestantes explicar sus motivos a los jurados están aplastando las 'libertades fundamentales'. Hasta hace poco era muy raro que miembros del público fueran encarcelados por protestar pacíficamente en el Reino Unido". Ahora te pueden dar seis meses simplemente por marchar”.

En Uganda, la policía agredió y encarceló a activistas durante una protesta pacífica en diciembre contra el oleoducto de África Oriental. Once estudiantes universitarios fueron detenidos; algunos supuestamente fueron golpeados y contrajeron tifoidea o malaria mientras estaban detenidos en una prisión insalubre de máxima seguridad.

En España, los fiscales han pedido casi dos años de prisión para los manifestantes que arrojaron agua teñida de remolacha contra un edificio del Congreso.

En Alemania, los políticos de derecha calumniaron a los activistas climáticos de la Generación Letzte (Última Generación) como “terroristas”, un planteamiento del que se hicieron eco algunos de los principales medios de comunicación.

En los Estados Unidos, las demandas SLAPP (demanda estratégica contra la participación pública) han sido el arma preferida de los contaminadores.

Energy Transfer Partners, la corporación cuyo oleoducto desató las protestas de Standing Rock en 2016, demandó a Greenpeace por 900 millones de dólares, alegando que el grupo había orquestado las protestas. Esa demanda fracasó, en parte porque la cobertura televisiva mostró a activistas indígenas liderando las protestas.

Sin embargo, Energy Transfer Partners volvió a demandar a Greenpeace, para exigir 300 millones de dólares por concepto de daños y perjuicios. “El objetivo de esta demanda es sacarnos del negocio y asustar a otros para que guarden silencio”, dijo Ebony Twilley Martin, directora ejecutiva de Greenpeace. El juicio está previsto para julio.

Nada de esto implica que el periodismo deba ponerse del lado de los activistas o hacerse la vista gorda ante su comportamiento, sin importar lo que hagan. Como periodistas, nuestro trabajo es exigir responsabilidades al poder, tratar a todos los sectores de la sociedad por igual y cubrir asuntos de interés público sin temor ni favoritismo.

Cuando fuerzas poderosas intentan sofocar la libertad de expresión y la protesta legal, es una noticia que merece nuestra atención y la del mundo.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page