top of page

La ácida corrupción


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza

@Arinmaldoza


Los tiempos de poder. El hombre con poder cree que su dinero y su poder lo hacen hombre, pero realmente es un cobarde, ya que utiliza esas armas para atacar, para destruir, pero no toma en cuenta que sin poder y sin dinero es un Don Nadie.

Pero ¿cómo fue su niñez? ¿Cuál fue su entorno familiar? ¿Cómo se formó? ¿Quiénes eran sus padres, sus hermanos y, en general, su familia? ¿Acaso cada vez más la sociedad se acostumbra a ver episodios fuera de los valores universales que, al parecer ya no existen, o que nunca los conocieron?

Es aterrador que la justicia, las autoridades, vean para otro lado y les valgan madres las vidas de las personas. Aún con pruebas de hechos consumados, la justicia sigue ciega… o corrupta.

El juez de control de Huajuapan, Teódulo Pacheco Pacheco, parece hacer honor a su apellido. Está bien PACHECO, al ordenar el cambio de la prisión preventiva cautelar a prisión domiciliaria a un aterrador feminicida que destruyo el cuerpo, vida y esperanzas de una mujer.

Ese cobarde que pagó 30 mil pesos para que arrojaran ácido a María Elena Ríos, una mujer saxofonista. Una historia de terror, al toparse con un hombre sin escrúpulos, sin alma, ¡sin un carajo!, como Juan Antonio Vera Carrizal, ex diputado del PRI en Oaxaca.

Con una audiencia por demás asquerosamente maquillada por otro hombre, la sentencia del juez de Control no tiene perdón. La defensa del "Chacal" Vera pidió en 2022 la reclasificación del delito de tentativa de feminicidio al de lesiones. Lesiones que estarán presentes de por vida, porque a María Elena la mató en vida. ¿Qué no ven las lesiones tan terribles que le provocó el ácido? ¿En qué cabeza cabe cometer un acto de esta magnitud y dejarlo en libertad por la reclasificación del delito. ¿Dónde está la justicia para esta víctima?

Además, el juez ha aprobado todos los medios de prueba, falsificados y sin metodología, del agresor, a quien quieren hacer pasar como enfermo.

Juan Vera Carrizal fue detenido y acusado de tentativa de feminicidio, pero es de no creer cómo el juez de Control Teódulo Pacheco modificó la medida cautelar contra Vera. La pregunta es ¿cómo María Elena Ríos puede cambiar su piel, su cuerpo, la afectación psicológica y todo el daño que le causó este imbécil?

Sólo un enfermo mental puede ocasionar este daño, y lo quieren dejar en libertad. ¡Qué miedo por mí, por tí, por tus hijas, por las mujeres! Si ya fue capaz de cometer un acto así ¿que más podría hacer este tipo a la sociedad?

No merece llevar su proceso en libertad condicional, porque sería seguir sumando hechos reprobables, a la vista de toda la población. Para la corrupción, la legalidad no importa.

En septiembre pasado, la Cámara de Diputados aprobó tipificar como violencia física los ataques a mujeres con ácido y sustancias corrosivas y tóxicas. El juez Pacheco de seguro ni enterado está, allá en Huajuapan de León, en la región mixteca de Oaxaca, donde él se hace sus leyes.

Una verdadera cobardía, una falta de autoridad, de conciencia. ¿Dónde está el gobernador de Oaxaca, Salomón Jara, para apoyar a esta mujer, ahora sí, de poder a poder. ¿Por qué no invita a Pacheco a platicar sobre este grave asunto, que ofende a la sociedad en general, pero especialmente a las mujeres.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page