top of page

¿La meta de emisiones netas cero es sólo lavado verde y falta de voluntad política?



+ Con todos los compromisos implementados iríamos a menos

de 2 grados, pero la realidad no coincide con la retórica


Un artículo publicado en Nature sobre el nivel de calentamiento al que se dirige el planeta brinda un análisis sólido y completo de las intenciones declaradas de los gobiernos, pero hay una gran diferencia entre la retórica del gobierno y la realidad.

El documento (de Meinshausen et al) confirma lo que ya sabemos: si los gobiernos implementan completamente sus compromisos y, en particular, sus objetivos de cero emisiones netas a largo plazo (y este es un gran "si"), podríamos alcanzar niveles de temperatura por debajo de 2 grados Celsius a finales de siglo.

Esto es consistente con el Análisis de Rastreador de Acción Climática (CAT, por sus siglas en inglés) publicado en Glasgow y las diferencias se deben en gran medida a los compromisos incluidos, como los anuncios de India, Rusia, Arabia Saudita y Turquía, que aún no se han presentado oficialmente a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), junto con con algunos otros en discusión y aún no acordados.

  • Los "compromisos y objetivos" del CAT incluyen solo aquellos compromisos y objetivos presentados oficialmente a la CMNUCC y calculan un calentamiento medio de fin de siglo de 2.1 grados Celsius (entre 1.7 a 2.6 grados), según el termómetro del CAT publicado en noviembre de 2021, en la COP26.

  • El escenario de Meinshausen et al incluye todo lo anterior, más el anuncio de India, y alcanza los 1.9 grados Celsius.

  • El “escenario optimista” del CAT incluye todo lo anterior, más los anuncios de Rusia, Arabia Saudita y Turquía, y algunos otros que están en discusión, y alcanza los 1.8 grados (de 1.5 a 2.4)

Esto también coincide con la estimación de septiembre de 2021 del CAT, con conclusiones similares, que se publicó en Nature Climate Change.

La diferencia en los análisis es que el nuevo artículo de Nature no verifica si los gobiernos están haciendo esfuerzos para implementar sus objetivos a largo plazo y si son creíbles. El CAT considera que el análisis de las "políticas implementadas actualmente" es fundamental para comprender cómo las emisiones de los gobiernos se están rastreando en el mundo real. Según los cálculos, las políticas actuales de los gobiernos pondrán el calentamiento global en 2.7 grados Celsius.

Explica que los gobiernos están lejos de implementar sus objetivos a largo plazo y muchos, como Australia, no tienen políticas implementadas para lograrlo. Ningún país con grandes emisiones ha implementado aún políticas para establecer las emisiones en una trayectoria para cumplir su objetivo a largo plazo para 2050. Los objetivos cero netos gubernamentales no forman parte de sus NDC2030 presentados a la CMNUCC, aunque algunos están contenidos en sus estrategias a largo plazo presentadas.

De manera crítica, faltan suficientes acciones para 2030: esta brecha se refuerza profundamente en el informe IPCC WGIII recientemente publicado, que afirma que las emisiones van en la dirección equivocada y deben revertirse mucho antes de 2025.

El CAT y el nuevo artículo de Nature están de acuerdo en que las promesas para 2030 por sí solas (sin las promesas de cero neto hasta 2050) conducen a un aumento de temperatura mucho mayor: la estimación de 2.4 grados de los "objetivos para 2030 solamente" del CAT es comparable a la estimación de 2.2 a 3.0 grados Celsius que hace el nuevo artículo de Nature.

En este momento, los gobiernos solo se comprometen a estabilizar las emisiones globales de GEI para 2030. Esto significaría que, a nivel mundial, estaríamos emitiendo para esa fecha el doble de lo que debería ser bajo una trayectoria de 1.5 grados.

De hecho, las políticas implementadas actualmente son insuficientes para cumplir con los compromisos para 2030. Sin una acción firme, los objetivos de cero neto y, de hecho, los 1.8 grados Celsius (o “justo por debajo de 2 grados"), y el límite de 1.5 grados del Acuerdo de París, están fuera de alcance.

Entonces, si bien las promesas de cero emisiones netas a largo plazo son una buena señal de que los gobiernos han entendido el nivel de ambición que deben alcanzar, aún existe un grave riesgo de que muchas de ellas sean simplemente un lavado verde (greenwashing) y no estén respaldadas por un compromiso político real.

La avalancha de promesas de cero emisiones netas a largo plazo de ninguna manera nos permite relajarnos, porque las promesas a largo plazo deben ir acompañadas de acciones a corto plazo para 2030, que es el enfoque clave de la acción climática internacional en este momento.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page