top of page

Los bebés merecen vivir bien



Por Omar Garfias

@Omargarfias


En los primeros cinco años de vida, la primera infancia, se desarrollan el 90 por ciento del cerebro y las capacidades físicas, intelectuales y emocionales que determinan el bienestar.

En México, ser menor de 6 años te hace más vulnerable a ser pobre.

Entre 2018 y 2020, la población en primera infancia en condición de pobreza aumentó del 52 al 54 por ciento, y la que se encuentra en pobreza extrema se incrementó del 9.9 al 11.8 por ciento.

El 44 por ciento de la población nacional está en condición de pobreza. En el caso de la primera infancia, el porcentaje es 54.

La pobreza extrema afecta más a los bebés.

El 8.5 por ciento de los mexicanos se encuentra en condición de pobreza extrema. El porcentaje en el caso de niñas y niños menores de 6 años es de 11.8.

Las familias mexicanas con niños pequeños son las más pobres del país.

El 28 por ciento de la población no tiene acceso a los servicios de salud; en el caso de los bebés, el 31.

El 22 por ciento de la población no tiene acceso a alimentación nutritiva y de calidad; en los bebés, el 24.

El 18 por ciento de la población no tiene los servicios básicos en la vivienda; en los bebés, el 22.

El 9 por ciento de la población padece carencia por calidad y espacios de la vivienda; de los bebés, el 15.

Es necesario crear políticas públicas que contemplen un programa especial para erradicar la pobreza de las familias jóvenes.

Para 2023, los recursos para la primera infancia disminuyeron en -1.2 por ciento con respecto del año previo. Están en 171 mil millones de pesos.

Entre los programas con menor presupuesto se encuentran el de Vacunación (le disminuyeron 56 por ciento); el de Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes (le quitaron 43 por ciento) y el de la atención al embarazo (le bajaron 38 por ciento).

Es necesario aumentar el gasto dedicado a la primera infancia a 1 por ciento del PIB, a 280 mil millones de pesos.

Del 2018 al 2020 se incrementó la carencia por acceso a servicios de salud de los bebés de 17 a 31 por ciento.

Es necesario ampliar el Programa Seguro Médico Siglo XXI, para financiar los servicios de salud con cobertura amplia de todos los niños de hasta 5 años.

Del 2018 al 2020 se incrementó la carencia por acceso a la alimentación nutritiva y de calidad de 24 a 25 por ciento.

Es necesario focalizar apoyos a la nutrición en las familias en pobreza extrema.

En 2020 había 197 mil niños sin acta de nacimiento.

Es necesario crear un programa de visitas domiciliarias semanales enfocado en la capacitación a padres de familia durante los primeros mil días de vida de los niños, sobre su rol en el desarrollo infantil temprano y acompañarlos para que ejerzan sus derechos sociales e individuales.

Es necesario complementar las visitas domiciliarias con servicios itinerantes a las comunidades alejadas.

Es necesario ampliar la cobertura y el presupuesto del Programa Expansión de la Educación Inicial para promover el acceso a la educación inicial, la capacitación de agentes educativos y la ampliación de la oferta de los Centros de Atención Infantil de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Es necesario el trabajo de los legisladores para impulsar la crianza positiva, el apoyo a la lactancia materna, la ampliación de las licencias de maternidad, el presupuesto para atención integral a la primera infancia, y la atención y servicios de respuesta a la violencia sexual.

La inversión en programas para las niñas y niños menores de 6 años de edad se recupera multiplicada por 26, debido a sus efectos positivos sobre la salud, la capacidad de aprendizaje, la productividad, el ingreso y la paz social.

Hoy los más débiles, los niños pequeños, son los últimos, los de atrás.

La vida de los niños mexicanos puede y debe ser distinta.

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page