top of page

Los campesinos aún son víctimas de la corrupción



@Omargarfias


En 2019, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, por medio de Segalmex, no pudo justificar el destino del 37 por ciento del presupuesto del programa 'Precios de Garantía'.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) indicó que 3 mil 27 millones de pesos no cuentan con información accesible, confiable, verificable y veraz para justificar que ese dinero fue entregado a campesinos pobres a cambio de sus cosechas.

No quedó atrás el sistema corrupto.

Para gastos de operación, sueldos, viáticos, equipo, etc., los funcionarios del gobierno morenista violaron el reglamento y en lugar de tomar el 5 por ciento del presupuesto, agarraron el 14 por ciento.

Tuvieron un presupuesto de 8 mil 100 millones de pesos para ayudar al campesino. De ahí agarraron mil 148 millones para sus gastos.

Sólo comprobaron la entrega de 4 mil millones a los productores. Menos de la mitad.

El presidente no instauró un gobierno moral y limpio.

En 2020, la ASF encontró más problemas.

Los gastos de operación subieron al 31 por ciento. Agarraron 3 mil 200 millones para sus sueldos y materiales. Prácticamente, uno de cada tres pesos del presupuesto tuvo como destino a la burocracia, no al campesino.

(Este es el mismo gobierno que quiere desaparecer al INAI porque le parece caro que se inviertan mil millones al año en ese instituto, pero agarra 3 mil cien millones como gasto de operación de un programa de ayuda a campesinos).

Algo peor hallaron los auditores: no todos los granos comprados fueron vendidos por Segalmex a las familias pobres. También se vendieron a empresas privadas, incluso a precios más bajos que el promedio rural.

Esto es, Segalmex compró a 14 mil 500 pesos la tonelada de frijol; el precio promedio rural era de 14 mil 225 pesos, pero le vendió a dos empresas privadas a 13 mil cien pesos.

La élite morenista es inmoral.

En 2021 se repitieron las irregularidades de falta de comprobación de pago a campesinos y el reporte de supuestas mermas, sin el respaldo de acta de comité ni aviso a la aseguradora.

La élite morenista no está controlada por el pueblo.

El director de Segalmex durante los años mencionados no es investigado a pesar de que sus ex empleados han declarado formalmente que él estaba al tanto de las anomalías. Como salida política, o premio, fue designado coordinador  del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED).

El presidente y la élite morenista no están limpios, no han ejercido el poder con honestidad ni con eficiencia.

El otro programa que presume apoyar a los campesinos pobres, “Sembrando vida”, presentó irregularidades en 2019 por mil 832 millones de pesos, y en 2020, por 900 millones.

En los primeros tres años fueron presentadas 97 denuncias contra funcionarios del “Sembrando vida”.

Campesinos denuncian que se les exigen moches y que, si se niegan, son expulsados del programa. Es notable que de un padrón de 450 mil beneficiarios ha habido 51 mil expulsados por razones como “incitar a los demás a no trabajar”.

La ASF observó que hay productores activos beneficiados que tienen 97 años de edad.

No es verdad que se está apoyando al campesino pobre, sobre todo al del sur del país.

Según los datos del propio gobierno federal, del Servicio de Información Agropecuaria y Pesquera (SIAP), en México hay 2 millones 600 mil pequeños y medianos productores de granos básicos.

De esos campesinos, pequeños y medianos, las cifras oficiales muestran que, en 2020, el programa de precios de garantía sólo apoyó a cuatro de cada cien que sembraron maíz; a uno de cada 100 que sembró frijol; a 22 de cada cien que sembraron trigo, y a 34 de cada cien que sembraron arroz.

La corrupción ha sangrado al campo, obstaculizado al agricultor medio y despojado al más pobre.

El candidato López Obrador supo dirigir ese enojo en contra de un sistema corrupto.

El presidente López Obrador no supo remplazar ese sistema corrupto con otro de honestidad y transparencia.

Va en camino contrario. Dice que es muy caro que lo vigilen a él y a sus funcionarios; que es más barato que los vigile un empleado de él.

Tomó el poder y se volvió parte del sistema.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page