top of page

México podría alcanzar emisiones netas cero en 2060



Iniciativa Climática de México (ICM) presentó la Ruta Emisiones Neta Cero para México 2060, desde Sociedad Civil (RENC-SC), que muestra la ruta de acciones y políticas públicas que permitirían a México alcanzar emisiones netas cero en 2060, la fecha más cercana posible, considerando factibilidades técnicas y financieras.

México debe presentar rutas detalladas para lograr Emisiones Netas Cero para cumplir con sus compromisos climáticos internacionales.

“Con este análisis, ICM busca apoyar al gobierno mexicano para que pueda presentar un planteamiento sobre el camino a seguir para llegar a cero emisiones netas en la cumbre de cambio climático de la ONU que se celebrará en Dubai a principios de diciembre”, señaló Adrián Fernández, director ejecutivo de ICM.

Esto es importante, ya que poner a disposición de los países parte un análisis detallado de este tipo, es uno de los principales compromisos de los países en las negociaciones climáticas.

El Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) ha señalado que para evitar los peores impactos del cambio climático, el mundo debe alcanzar emisiones netas cero a mediados de siglo. Por ello, la mayoría de los países desarrollados y emergentes han planteado ya sus rutas para alcanzar tan ambiciosa meta.

Durante la presentación del informe se mencionó la urgencia de que México se comprometa ante la comunidad internacional y señale, con detalle y transparencia, cuál será la ruta de descarbonización más ambiciosa posible para que, combinadas las mejores políticas públicas nacionales con programas de apoyo técnico y financiero de los países desarrollados, se pueda transitar a un desarrollo sustentable que combata al cambio climático y maximice los beneficios sociales.

El documento señala 139 medidas de mitigación para los sectores Agricultura, Silvicultura y otros Usos de la Tierra (AFOLU, por sus siglas en inglés); Electricidad; Eficiencia Energética; Industria; Petróleo y Gas; Residuos, y Transporte.

El estudio muestra que la puesta en marcha de estas medidas permitiría que las emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) de México se reduzcan de las 1,035.2 MtCO2e contempladas en un escenario tendencial, a cero emisiones netas en 2060.

El reporte también destaca que, en materia de energía, será indispensable corregir las políticas públicas de los últimos años para priorizar a las energías renovables, como la solar y eólica, por encima de los combustibles fósiles, lo que repercutirá en beneficios climáticos, sociales y económicos.

La energía solar fotovoltaica a gran escala deberá incrementarse de 6 GW actuales a 26.9 GW en 2030, para luego llegar a 63.2 GW en 2060. Por su parte, la energía eólica deberá pasar de 6.5 GW a 17.5 en 2030 y a 73.3 GW en 2060. De esta manera, se estima que más del 50% de la generación de energía eléctrica a nivel nacional provendrá de energías renovables a partir de 2030.

Lo anterior debe de ir acompañado de inversiones en la Red Nacional de Transmisión (RNT) para incrementar la capacidad en, al menos, 10.6 GW y fortalecer las Redes Generales de Distribución (RGD) como una condición habilitadora indispensable.

La RENC-SC también plantea que, a partir de 2027, no se instalen nuevas centrales de generación eléctrica basadas en combustibles fósiles. Es indispensable la salida justa y progresiva del carbón antes de 2030, así como la eliminación completa del combustóleo a más tardar en 2035.

Asimismo, el consumo de gasolina y diesel en el sector transporte llegará a su máximo en 2026 y se reducirán en 97 y 87 por ciento, respectivamente, para 2060.

Las propuestas incluyen medidas para reducir las emisiones de metano generadas en la producción de petróleo, que en conjunto reducirían las emisiones en 1.3 por ciento para 2060, equivalente a 14 MtCO2e.

El reporte señala que el consumo de gas natural deberá hacer pico alrededor de 2030, para disminuir posteriormente. Apostar a utilizar más gas natural para atender la demanda creciente de electricidad esperada en los siguientes años, sería un grave error que impediría a México cumplir sus metas de mitigación a 2030 (contribuciones al Acuerdo de París) y con la ruta hacia las emisiones netas cero para 2060.

El reporte enfatiza que no hay más tiempo que perder. Demorar un año más la implementación de las políticas correctas de mitigación, además de amenazar el cumplimiento de las metas, haría que México perdiera importantes oportunidades para la generación de miles de empleos verdes y desaprovechara las enormes posibilidades que ofrece la relocalización (nearshoring) para los siguientes años.

Luisa Sierra detalló que la puesta en marcha de esta ruta requiere una inversión total de 6.2 billones de dólares entre 2023 y 2060, que se traduciría en beneficios por alrededor de 11 billones de dólares, casi el doble de la inversión requerida.

Enfatizó que esto es posible ya que 57 por ciento de las medidas de mitigación consideradas son costo-efectivas.

La RENC-SC se elaboró mediante un robusto análisis técnico y científico, además de un proceso colaborativo en el que participaron organizaciones de la sociedad civil, grupos de juventudes, academia, sector privado y gobiernos subnacionales.

Finalmente, ICM invitó a los asistentes al evento preCOP28 “Rumbo a la COP28. Encuentro para la Acción Climática 2023: de la ambición a la implementación”, que se realizará el 14 y 15 de noviembre en la Ciudad de México, en el cual se darán cita especialistas nacionales e internacionales previo a la realización de la COP28 (Conferencia de las Partes número 28 en cambio climático) para dialogar, analizar e intercambiar conocimientos y experiencias en torno a las acciones que se deben llevar a cabo para enfrentar la emergencia climática mundial, y donde se darán a conocer más detalles sobre la implementación de la RENC-SC.

El informe completo puede descargarse en:


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page