top of page

Paso atrás: aprueba Joe Biden extracción de petróleo en Alaska



Incumpliendo su promesa electoral de nunca más permitir la perforación en tierras federales, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, aprobó un plan de ocho mil millones de dólares para extraer 600 millones de barriles de petróleo de una región ecológicamente sensible en Alaska.

“Como candidato, Biden prometió a los votantes preocupados por el calentamiento del planeta: 'No más perforaciones en tierras federales, punto. Punto, punto, punto'”, escribió el New York Times, pero esta semana bendijo el proyecto de extracción de aceite Willow en tierras federales vírgenes en Alaska.

Willow, una creación del gigante petrolero Conoco-Phillips, se ubicará dentro de la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska (NPR-A), una extensión de tierra de 95.506 kilómetros cuadrados en la vertiente norte de Alaska, aproximadamente a 320 kilómetros del Círculo Polar Ártico.

De acuerdo con una compilación hecha por Gaye Taylor para la publicación The Energy Mix, la NPR-A es la extensión de tierra virgen más grande de los Estados Unidos, sin un sólo camino a la vista, pero esto pronto cambiará. La aprobación del proyecto a las puertas de la aldea inupiat de Nuiqsut, de 500 miembros, “permitirá la construcción de cientos de kilómetros de carreteras” junto a “oleoductos, pistas de aterrizaje, una mina de grava y una instalación de procesamiento”, publicó The Washington Post.

“Los funcionarios de la administración avanzan con el Proyecto Willow a pesar de que su análisis ambiental planteó preocupaciones sustanciales sobre las emisiones, el peligro para las fuentes de agua dulce y las amenazas para las aves migratorias, el caribú, las ballenas y otros animales que habitan en la región”, escribió el Times en un informe anterior.

La revisión también advirtió que el derretimiento del permafrost podría poner en peligro la infraestructura del proyecto, informó Axios.

Para minimizar las consecuencias, la administración Biden recortó el proyecto propuesto de cinco a tres sitios de perforación, aunque estos todavía tendrán 199 pozos. Conoco-Phillips también tendrá que devolver 275 kilómetros cuadrados de arrendamientos en la NPR-A al gobierno.

“La administración dijo que implementaría nuevas protecciones para un humedal costero cercano conocido como lago Teshekpuk”, advirtió el Times. "Esas medidas formarían efectivamente un 'cortafuegos' que evitaría que el Proyecto Willow se expandiera, dijo la administración".

“Una de las áreas de mayor importancia ecológica en la reserva”, el humedal, es “el hogar de miles de caribúes migratorios y aproximadamente 600 mil aves playeras y más de 78 mil gansos en muda, junto con osos polares y otras especies”, describe el Post.

Al advertir sobre las amenazas a Teshekpuk y a los ciudadanos de Nuiqsut, en marzo de 2019, Audubon Alaska describió el humedal como "la principal zona de parto anual de la manada de caribúes Teshekpuk, aproximadamente 40 mil animales".

“La manada es una de las especies de vida silvestre importantes para el pueblo de Nuiqsut, donde más del 90 por ciento de los residentes dependen de los recursos de subsistencia”.

La administración Biden hizo un movimiento conciliador para designar alrededor de 2,8 millones de acres del Mar de Beaufort en el Océano Ártico fuera de los límites para futuros arrendamientos de petróleo y gas, pero el Post escribe que esta prohibición de perforar se produce "a pesar del poco interés de la industria en el área. Varias compañías petroleras importantes han salido de la región en los últimos años, citando vientos económicos en contra”.

El Departamento del Interior también se comprometió a emitir nuevas reglas que bloquearían más arrendamientos de petróleo y gas en más de la mitad de la NPR-A, pero ninguna de estas medidas ha apaciguado a los muchos grupos que se oponen al proyecto con el argumento de que es una "bomba de carbono", informó el Times.

Quemar los 600 millones de barriles de petróleo que se esperan de Willow generaría 280 millones de toneladas de dióxido de carbono, o 9,2 millones de toneladas de contaminación por carbono al año, “lo que equivale a añadir casi dos millones de automóviles anuales a las carreteras”.

Eso hace que la aprobación de Willow sea un “gran abuso de confianza”, especialmente para los votantes jóvenes, dijo el presidente del Sierra Club, Ben Jealous.

Y la canasta de anuncios favorables al clima de Biden es “nada más un escaparate”.

La decisión de Biden de seguir adelante con Willow “abandona a los millones de jóvenes que se unieron abrumadoramente para exigirle detener el proyecto y proteger nuestro futuro”, dijo Varshini Prakash, directora ejecutiva de Sunrise Movement, un grupo de defensa del clima liderado por jóvenes.

Las críticas se extendieron a una sala de reuniones de las Naciones Unidas en Nueva York, donde un reportero preguntó si el secretario general António Guterres, quien se ha pronunciado apasionada y repetidamente en contra de la extracción de nuevos combustibles fósiles en una emergencia climática, comentaría sobre la decisión de Biden.

“La inversión renovada en energía de carbono es algo a lo que el secretario general se ha opuesto", respondió el portavoz Stéphane Dujarric. “Estos no son proyectos que nos muevan en la dirección correcta”.

The Hill informa de un "consenso mayoritario" en North Slope en apoyo de Willow, citando a Nagruk Harcharek, presidente de Voice of the Arctic Iñupiat, cuyos miembros incluyen líderes de gran parte de la región, pero la alcaldesa de Nuiqsut, Rosemary Ahtuangaruak, “ha sido abierta en su oposición” a Willow: “mis electores y mi comunidad soportarán la carga de este proyecto con nuestra salud y nuestros medios de subsistencia”.

The Times informó que Biden fue “presionado ferozmente por la industria petrolera y los legisladores de Alaska”, incluida la primera nativa del estado de Alaska elegida para el Congreso, la demócrata Mary Peltola. “Otros partidarios, incluidos los sindicatos, los oficios de la construcción y algunos residentes de North Slope, han argumentado que el proyecto crearía alrededor de 2 500 puestos de trabajo y generaría hasta 17 mil millones de dólares en ingresos para el Gobierno federal”.

Más allá del intenso cabildeo, un “panorama legal complicado” dejó pocas opciones para Biden, escribió el Times, al tratar de explicar qué lo obligó a deshacerse de su promesa de “no perforar”.

“Conoco-Phillips ha tenido contratos de arrendamiento del posible sitio de perforación durante más de dos décadas, y los abogados de la Administración argumentaron que rechazar un permiso desencadenaría una demanda que podría costarle al gobierno hasta cinco mil millones de dólares”.

Por otro lado, los daños climáticos del Proyecto Willow podrían ascender a 79 mil millones de dólares, estima Amigos de la Tierra. “Esos costos climáticos superan con creces los ingresos proyectados del proyecto de hasta 17 mil millones”, escribió Politico.

Argumentando que la administración de Biden tenía la autoridad legal para negar a Conoco-Phillips por motivos ambientales, y debería haberlo hecho, Earthjustice dijo que iniciará una demanda inmediata y “espera que se le unan varias organizaciones”.

A medida que se avecinan las próximas elecciones estadounidenses, algunos especulan que los motivos de Biden fueron explícitamente políticos. “Creo que la Casa Blanca siente que el presidente tiene credenciales climáticas sólidas ahora, pero que necesita llegar a los votantes de la clase trabajadora en los estados indecisos que se preocupan por los precios de la gasolina”, señaló Paul Bledsoe, ex asistente climático en la administración Clinton que ahora trabaja en el Progressive Policy Institute.

Entradas Recientes

Ver todo

ความคิดเห็น


bottom of page