Piden despedir al presidente del Banco Mundial por ser negacionista climático



Las organizaciones de cambio climático bajo la Big Shift Coalition han pedido al Banco Mundial despedir a su presidente David Malpass, quien en un panel de discusión durante un evento del New York Times ayer, se negó a respaldar la ciencia del clima y el ex vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, lo etiquetó como un "negacionista climático". Tres veces se pidió a Malpass declarar si creía que las emisiones de combustibles fósiles provocadas por el hombre contribuyeron al cambio climático y, después de intentar evadir las preguntas varias veces, finalmente respondió: "No soy un científico".

El año pasado, más de 70 grupos de todo el mundo enviaron una carta a los gobernadores y directores ejecutivos del Banco Mundial pidiendo el despido de Malpass por su fracaso en la acción climática. Un miembro del personal del Banco Mundial escribió en un artículo de opinión mordaz que Malpass “no tiene la visión ni la credibilidad para convertir al Banco Mundial en un líder climático”. El asesor climático del secretario general de la ONU señaló al Banco Mundial por su "bajo desempeño en la acció climática". Al Gore dijo en una entrevista al Financial Times que el BM está "desaparecido en acción" y "necesita un nuevo liderazgo climático".

Según informes internos revisados ​​por el Financial Times, Malpass desempeñó un papel directo en el bloqueo de la ambición del anuncio conjunto de los BMD sobre financiamiento climático en la COP26.


Los grupos miembros de Big Shift Coalition, que trabajan en temas de financiamiento climático relacionados con el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los bancos multilaterales, emitieron las siguientes citas en respuesta: “El Banco Mundial no puede ser dirigido por un negacionista del cambio climático y el presidente Biden debería pedirle a la Junta del Banco que lo despida de inmediato”, dijo Luisa Galvao, de Amigos de la Tierra EE. UU. “El antiguo acuerdo en el que Estados Unidos nombra a los presidentes de los bancos también debe terminar. Necesitamos una gobernanza democrática y globalmente equitativa”.

Bhekumuzi Bhebhe, de PowerShift África: "Las inversiones del Banco Mundial en África continúan alimentando los impactos de la crisis climática que experimentan las comunidades de todo el continente. No hay tiempo para la negación climática. El Banco Mundial debe actuar ahora para acabar con todos los combustibles fósiles, financiar e invertir en energía sostenible y renovable para todos. Es fundamental que África atraiga mayores inversiones para superar la energía sucia y convertirse en un líder ecológico y no sólo en una víctima de la emergencia climática".

Fran Witt, de Recourse: “Nuestros socios en todo el mundo están sufriendo los resultados catastróficos del cambio climático. Los científicos están de acuerdo en que el cambio climático ha sido causado por la quema desenfrenada de combustibles fósiles, y está universalmente aceptado que la acción climática significa reducir drásticamente las emisiones de carbono. ¡Pero el Grupo del Banco Mundial no puede alinear su cartera con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 °C con un negacionista del cambio climático a la cabeza! ¡Malpass debe irse!

Sonia Dunlop, jefa de programa sobre BMD y bancos públicos y grupo de expertos sobre cambio climático E3G: “Este es un paso demasiado lejos. Es hora de que la Casa Blanca y los gobiernos de todo el mundo piensen bien a quién quieren al frente del Banco Mundial. El Banco Mundial es fundamental para la lucha mundial contra el cambio climático. No es necesario ser científico para entender la ciencia del clima. Los hechos son claros y no hay otra alternativa que actuar”.

Tasneem Essop, director ejecutivo de la Red de Acción Climática: “¡Un negacionista climático autoproclamado al frente del Banco Mundial en esta etapa de la emergencia climática es imperdonable! El Banco Mundial continúa usando dinero público para financiar proyectos de combustibles fósiles en países del Sur Global donde las personas ya están sufriendo los peores impactos del cambio climático. Para que el Banco Mundial mantenga una pizca de decencia, Malpass no puede permanecer como presidente”.

Heike Mainhardt, asesor principal de Urgewald: “Dada la postura de negación de la crisis climática de Malpass, no es de extrañar que el Banco Mundial proporcione más financiamiento, exenciones fiscales y aranceles más altos para beneficiar a los combustibles fósiles que cualquier otro banco público de desarrollo. Estamos con el liderazgo de la ONU y hacemos un llamado a los accionistas del Banco Mundial para que intervengan, para detener el financiamiento público de los combustibles fósiles por parte del Banco Mundial”.

Elaine Zuckerman, de Gender Action: “Si bien la sociedad civil presionó al Banco Mundial para que reconociera los impactos nocivos del cambio climático en toda la humanidad, incluidas sus diferencias no uniformes de género, geográficas y de clase, elimine el financiamiento directo pero no indirecto de combustibles fósiles y financie algunos proyectos de energía renovable, la negación persistente de Malpass de que el cambio climático es provocado por el hombre socava salvar a nuestro planeta de la destrucción climática”.

David Ryfisch, líder del equipo de Política Climática Internacional en Germanwatch: Necesitamos urgentemente más acción climática por parte del Banco Mundial. Esto sólo puede suceder si el liderazgo está a bordo. Claramente este no es el caso. No hay tiempo para convencer al presidente Malpass de la ciencia del clima, si no lo ha entendido hasta ahora. Los accionistas, incluida Alemania, deben dejar en claro que negar el cambio climático provocado por el hombre es inaceptable para el presidente del Banco Mundial.

Bronwen Tucker, de Oil Change International: “El Grupo del Banco Mundial todavía financia más combustibles fósiles que cualquier otro BMD, y continúa encerrando a los países del Sur Global en contratos de combustibles fósiles costosos y volátiles a través de sus programas de préstamos de política de mano dura. Ahora sabemos por qué. Con Malpass a la cabeza, no se puede confiar en el Grupo del Banco Mundial como socio en el desarrollo sostenible”.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo