top of page

Podrían causar la próxima pandemia los ríos contaminados con medicamentos


El vertido de basura en las riberas de los ríos es una de las causas

de la contaminación farmacéutica. / @Getty Images

+ La cuarta parte de ríos del mundo muestreados en un nuevo

estudio está contaminada con drogas en un grado tóxico.


Por Lottie Limb / Vía euronews.green


La contaminación farmacéutica plantea una "amenaza global" para la salud ambiental y humana, según los investigadores. Cuando los antibióticos ingresan a las vías fluviales aumentan las probabilidades de que las bacterias desarrollen resistencia a los antimicrobianos, lo que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es uno de los mayores peligros para la humanidad. En la primera investigación realmente global sobre el tema, los científicos midieron la concentración de 61 ingredientes farmacéuticos activos (API) en más de mil sitios a lo largo de 258 ríos que se extienden por todos los continentes: 104 países en total. Solo dos lugares en el mundo estaban libres de contaminación, según el estudio publicado en la revista PNAS: Islandia y un pueblo venezolano donde los indígenas no utilizan la medicina moderna. "Sabemos desde hace más de dos décadas que los productos farmacéuticos llegan al medio ambiente acuático, donde pueden afectar la biología de los organismos vivos", explica el Dr. John Wilkinson, codirector del estudio con sede en la Universidad de York, en el Reino Unido. . “Uno de los mayores problemas al abordar este problema es que no hemos sido muy representativos al monitorear estos contaminantes, con casi todos los datos enfocados en unas pocas áreas seleccionadas en América del Norte, Europa Occidental y China”.


El río Kai Tak, de Hong Kong, tenía 34 ingredientes farmacéuticos activos diferentes en un solo sitio. ©Getty Images

Madrid tiene el río más contaminado médicamente de Europa Madrid tiene el río más contaminado de Europa, ubicándose en el 10 por ciento superior de los lugares globales con las concentraciones acumuladas más altas de API. Glasgow también se ubicó en el 20 por ciento superior a nivel mundial. En otros lugares, se encontraron puntos críticos de agua farmacéutica tóxica en Lahore, Pakistán; La Paz, Bolivia; Addis Abeba, Etiopía, y Dallas, Estados Unidos. Existe una fuerte correlación entre el estatus socioeconómico de un país y una mayor contaminación farmacéutica en sus ríos, y son las naciones de ingresos medios-bajos, como India y Nigeria, las más afectadas. Los investigadores sugieren que esto podría deberse a que las personas en estos países pueden comprar medicamentos, pero carecen de costosos sistemas de alcantarillado que los filtren.

Las fábricas farmacéuticas están filtrando sus compuestos químicos a los ríos. Un sitio en Bangladesh, aguas abajo de un fabricante de medicamentos, tenía niveles de metronidazol más de 300 veces por encima del objetivo seguro. Más de 1.2 millones de personas murieron en el mundo en 2019 por infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos, según un estudio publicado el mes pasado. Existen vínculos estrechos entre los países, en su mayoría en el sur de Asia y el África subsahariana, con la peor contaminación por drogas y los que sufren el mayor impacto de la resistencia a los antimicrobianos (RAM). Wilkinson dijo a The Guardian que la RAM bien podría traer una nueva pandemia.

Los niveles nocivos de API pueden feminizar a los peces.

© Getty Images/Dan BachKristensen

Los API detectados con mayor frecuencia fueron la carbamazepina, un fármaco antiepiléptico que tarda en descomponerse; la metformina, el fármaco para la diabetes, y la cafeína, que los investigadores reconocen que proviene tanto de las bebidas como de los medicamentos. Los tres se encontraron en más de la mitad de los sitios. Las concentraciones de al menos un API en el 25.7 por ciento de los sitios superaron el límite seguro para la vida acuática. Estos compuestos biológicamente activos pueden convertir a los peces machos en hembras, interrumpir la reproducción e incluso cambiar el ritmo cardíaco de los animales. Otros contaminantes en concentraciones potencialmente dañinas incluyen el bloqueador beta propranolol y la loratadina, un antihistamínico para las alergias. Los antidepresivos citalopram y venlafaxina también se detectaron en todos los continentes, excepto en la Antártida. Los investigadores esperan que al aumentar el control de los productos farmacéuticos en el medio ambiente, puedan desarrollarse estrategias para limitar los efectos preocupantes causados ​​por estos contaminantes.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page