top of page

Se quedan cortos los países ricos en el financiamiento climático



Las naciones ricas comprometieron un total de alrededor de 9 mil 300 millones de dólares en la Cumbre de Compromisos del Fondo Verde para el Clima celebrada en Bonn, Alemania, pero no son lo que se necesita en medio de la urgencia de los impactos climáticos que afectan a las comunidades vulnerables en los países en desarrollo.

Las naciones contaminadoras no cumplieron con su parte justa: Australia, Suiza, Italia y Suecia afirmaron que hicieron promesas para más tarde y los Estados Unidos ni siquiera ofrecieron algo.

Si bien la cumbre de promesas fue una oportunidad para que los países aumentaran sus compromisos financieros, es fundamental que los países avancen con nuevas y mayores promesas antes de la Conferencia Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP28). Estas fueron las reacciones de algunos líderes:


Harjeet Singh, jefe de Estrategia Política Global

Red Internacional de Acción Climática: “El Fondo Verde para el Clima (GCF) se ve frenado por la indiferencia de los países ricos. Las poblaciones vulnerables del mundo enfrentan una crisis climática cada vez mayor, con un retraso inmerecido en su camino hacia un futuro sostenible. El GCF es fundamental para la estructura de financiamiento climático y justifica que sea proporcional a su importancia. Es vital subrayar que las finanzas públicas son clave para garantizar que las naciones vulnerables reciban el apoyo que necesitan, particularmente para impulsar los esfuerzos de adaptación. Si bien el aumento del 150 por ciento en la promesa de Irlanda es digno de elogio, los tibios compromisos –o el estancamiento absoluto– de naciones como Japón y Noruega son profundamente preocupantes. Algunos países, como Suecia, parecen eludir sus obligaciones al instar a las naciones en desarrollo a contribuir al Fondo. El silencio de los Estados Unidos, incluso cuando participan en la junta directiva del GCF y formula políticas sin cumplir con sus obligaciones financieras, es flagrante e imperdonable. Con la COP28 en el horizonte, la conferencia de reposición del GCF no ha estado a la altura de las expectativas. Es importante recordar que las naciones no están restringidas a hacer promesas sólo durante intervalos establecidos; pueden y deben dar un paso adelante con contribuciones en cualquier momento para apoyar la acción climática”.

Stephen Cornelius, subdirector Global de Clima y Energía

WWF Internacional: “El elefante en la sala de cualquier debate sobre acción climática es la falta de recursos para hacer realidad los planes, especialmente para los países vulnerables. Sabemos por el nuevo informe de la ONU que el 50 por ciento del aumento de la deuda en los países vulnerables ahora se relaciona con el financiamiento de la recuperación de desastres. Entonces, aunque la conferencia sobre promesas de contribuciones fue prometedora, no alcanzó los niveles de financiamiento climático que el mundo necesita. Aparecer en las conversaciones sobre el clima de la ONU sin el aumento necesario del financiamiento es un indicio preocupante de que los gobiernos no respaldan sus palabras con acciones. Los países ricos deben reflexionar profundamente las semanas previas a la COP28 porque sucede que, a nivel mundial, septiembre fue alrededor de 1,75°C más cálido que los niveles preindustriales. No podemos retrasar la provisión del financiamiento necesario para acelerar la acción climática”.


Erika Lennon, abogada principal

Clima y Energía

Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL) "La crisis climática empeora cada año. Muchos responsables políticos de los países que más han hecho para causarla hablan de querer mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5°C, pero su retórica no es respaldada por la acción y muchos la han alimentado al apoyar proyectos de petróleo y gas. El Fondo Verde para el Clima (GCF) proporciona un apoyo fundamental a los países en desarrollo para una mitigación y adaptación compatible con los derechos humanos, pero no puede hacerlo sin los miles de millones necesarios de los países desarrollados. A pesar de los pequeños aumentos anunciados por muchos países que prometen financiamiento hoy, el monto total prometido no se corresponde en absoluto con la urgencia que exige la crisis y la justicia climática. Estados Unidos, el mayor emisor histórico y actual partidario de los combustibles fósiles que impulsa la crisis climática, y que todavía debe mil millones de dólares de la movilización inicial de recursos del GCF, no ha cumplido con su responsabilidad de proporcionar el financiamiento necesario para abordar la crisis que ha causado en gran medida. La conferencia de compromisos no puede ser la última palabra sobre el financiamiento del GCF para los próximos cuatro años, y los países deben aumentar su financiamiento climático antes de la COP28 y más allá".


Liane Schalatek, directora asociada

Fundación Heinrich Böll

Washington, DC "La conferencia de promesas para el Fondo Verde para el Clima (FVC) muestra que los países desarrollados todavía no hacen su parte para ayudar a los países en desarrollo y a las personas afectadas y comunidades con acciones climáticas urgentes. Necesitamos una mejor señal de ambición para la COP28 y el nuevo objetivo de financiamiento climático que se está negociando. La buena noticia: las promesas para el GCF-2 están en curso, por lo que todavía hay tiempo para venir, regresar y dar un paso al frente".


Tara Daniel, directora senior de programas

Organización de Mujeres para el Medio Ambiente

y el Desarrollo (WEDO) "Las Partes perdieron una oportunidad fundamental para que los países desarrollados predicaran con el ejemplo respecto de sus compromisos para combatir la crisis climática. Como fondo emblemático para la implementación del Acuerdo de París, que prioriza la adaptación tanto como la mitigación y se rige de manera más equitativa que el desarrollo multilateral de los bancos, el GCF es fundamental para los esfuerzos colectivos para lograr una acción climática transformadora. Se deben fortalecer y alentar los enfoques del GCF en materia de derechos humanos, igualdad de género y apropiación nacional. Desafortunadamente, la conferencia demostró que el financiamiento climático colectivo a través del GCF no ha aumentado. Las promesas actuales no nos encaminan a eclipsar las promesas de 2019. Estados Unidos, en particular, no ha aportado dinero a su retórica climática. Sin embargo, la oportunidad no se pierde; la conferencia de promesas de contribuciones no tiene por qué ser el final del camino. Esperamos a ver si la COP28 desbloquea la ambición que el mundo necesita y merece".

Mattias Söderberg, líder climático global

DanChurchAid “La urgencia de aumentar el financiamiento climático no se refleja en los compromisos actuales al Fondo Verde para el Clima. Sólo me gustaría recordar a los países desarrollados que no es demasiado tarde para prometer más apoyo. ¡Hay que llenar el fondo!".


Gaïa Febvre, coordinadora de Política Internacional

Réseau Action Climat France “En junio, Francia organizó una cumbre internacional que destacó la importancia de movilizar financiamento para el clima, la biodiversidad y el desarrollo. Francia tuvo la oportunidad de mostrar coherencia y enviar una fuerte señal antes de la COP28 con su segundo compromiso para el Fondo Verde para el Clima. Sin embargo, el gobierno francés no supo aprovechar la oportunidad para aumentar significativamente su contribución a pesar de las consecuencias cada vez más costosas del cambio climático”.

Rachel Cleetus, directora de políticas

Programa de Clima y Energía

Unión de Científicos Preocupados “El IPCC ha dejado claro que resolver la crisis climática requiere flujos financieros mucho mayores para la mitigación y la adaptación, pero el resultado de la conferencia de reabastecimiento del GCF estuvo muy por debajo de lo que se necesita. Estados Unidos debe estar a la altura de sus responsabilidades, como pidieron más de 100 grupos en una carta. Los países de ingresos bajos y medianos que se tambalean por impactos climáticos devastadores y que necesitan financiamiento para realizar una transición rápida a una energía limpia merecen algo mejor. Todavía queda tiempo antes de la COP28 y los países más ricos deben dar un paso al frente”.


David Eckstein, asesor principal

Políticas para el Financiamiento Climático

Germanwatch “Esperábamos un resultado más ambicioso. En vista del empeoramiento de la crisis climática, una suma inferior a la de la última ronda de reposición de hace cuatro años es demasiado pequeña. El hecho de que países como Japón y Noruega incluso hayan reducido sus contribuciones es particularmente vergonzoso. Esta es una mala señal para la cumbre sobre el clima en los Emiratos Árabes Unidos. Una reposición mayor habría demostrado que los países están llegando a la mesa de negociaciones en Dubai con gran compromiso y no con las manos vacías.

Antes de la cumbre mundial sobre el clima que se celebrará dentro de siete semanas, todos los países que aún no anuncian una contribución deberán hacerlo; esto se aplica en particular a Estados Unidos, Suecia, Italia y Suiza, pero otros países ricos con importantes emisiones de gases de efecto invernadero, como los Emiratos Árabes Unidos, también deberían hacer una contribución”.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page