top of page

¡Se va, se va... se fue! El cambio climático llega al beisbol


Estiman que los equipos que juegan en el día en estadios al aire libre, como el Wrigley Field, de los Cachorros de Chicago (arriba), verán más jonrones a medida que el cambio climático traiga más días inusualmente cálidos. Crédito: Rex Hammock / CC BY-SA 2.0


Los jonrones en el béisbol se han vuelto más comunes durante décadas, pero un reciente aumento podría ser impulsado por el cambio climático antropogénico.

Un nuevo análisis combinó décadas de estadísticas de béisbol y datos balísticos con modelos climáticos predictivos. El estudio mostró que más de 500 jonrones desde 2010 pueden atribuirse a temperaturas inusualmente altas impulsadas por el clima.

Si el cambio climático sigue calentando el mundo, algunos equipos continuarán viendo más jonrones, pero otros no se verán afectados.

"Soy fanático del béisbol y también soy científico del clima", afirmó Christopher Callahan, estudiante de doctorado en geografía en el Colegio de Dartmouth en Hanover, New Hampshire, investigador líder.

La idea de la investigación surgió de un concepto de física establecido: cuando hace más calor afuera, el aire se adelgaza. Esto apenas se nota en la mayoría de los casos, a menos que seas una pelota de beisbol que se dispara a 160 kilómetros por hora (100 millas por hora) hacia el jardín.

"Tenía curiosidad por saber si se podía ver esto en los datos a gran escala, y resulta que sí se puede", dijo Callahan.


¡Se va, se va... se fue...!

Callahan y sus colegas analizaron las tendencias de temperatura y los jonrones de más de 100 mil juegos de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB), de 1962 a 2019.

También incluyeron datos balísticos avanzados sobre más de 220 mil pelotas bateadas de 2015 a 2019, utilizando el sistema de cámara Statcast de alta velocidad del béisbol. Los datos de balística permitieron a los investigadores explicar los efectos de jugar en diferentes estadios y comparar pelotas bateadas del mismo ángulo y velocidad de lanzamiento. Esto les ayudó a aislar el impacto de la temperatura en el número de jonrones.

Los investigadores combinaron estos análisis de beisbol con modelos climáticos predictivos, lo que permitió calcular la probabilidad de que el cambio climático antropogénico, en lugar de una anomalía aleatoria de la temperatura, causara que un día fuera inusualmente caluroso.

El análisis mostró que por cada aumento de 1°C de temperatura había un aumento de aproximadamente 2 por ciento en la probabilidad por juego de que una bola voladora fuera un jonrón. Un total de 577 jonrones de 2010 a 2019 se pueden atribuir al calentamiento causado por el hombre, un promedio de aproximadamente 58 por año.

Mirando al futuro, los investigadores predijeron un aumento de alrededor de 95 jonrones por temporada por cada aumento de 1°C en la temperatura.

No todos los campos de béisbol verán el mismo aumento en jonrones. "Wrigley Field tendrá el mayor aumento de jonrones en el futuro, porque en su mayoría juega en el día, cuando las temperaturas son más altas", explicó Callahan.

"En lugares donde hay principalmente juegos nocturnos, las temperaturas son mucho más suaves, por lo que tendrán menos aumento en jonrones".

En el otro extremo, "Tropicana Field en Tampa Bay, Florida, está cubierto todo el tiempo. Es la única cúpula no retráctil en el beisbol, por lo que es el único lugar donde esto no será un problema".

Los resultados fueron publicados en el Boletín de la Sociedad Meteorológica Americana.


Los equipos que juegan en estadios abovedados, como el Tropicana Field

de los Tampa Bay Rays, en Florida, así como los que juegan principalmente

en la noche, son en gran medida inmunes a los aumentos relacionados

con la temperatura en los jonrones. Crédito: Eric Kilby / CC BY-SA 2.0


El cambio climático

Callahan explicó que el análisis fue posible porque el béisbol es un entorno rico en datos. "Eso es genial desde nuestra perspectiva, es un verdadero tesoro". Pero el proyecto también insinúa los efectos ocultos del cambio climático, imposibles de descubrir porque faltan datos, agregó.

"Realmente ilustra que hay momentos en que terminamos buscando las llaves debajo del poste, porque ahí es donde está la luz". El trabajo futuro explorará cómo el calor impulsado por el clima también afecta el rendimiento del jugador.

Jim Albert, estadístico de la Universidad Estatal de Bowling Green, en Ohio, señaló que aunque estos resultados son estadísticamente significativos, el número de jonrones atribuibles al cambio climático es pequeño en relación con otros efectos de pelota y jugadores.

"No sé si hemos visto ya un juego de béisbol cancelado por calor, pero creo que está por llegar".

Albert, quien no participó en el nuevo análisis, contribuyó a los informes encargados por la MLB que investigaron el reciente aumento en los jonrones. Los nuevos resultados "son similares a nuestros hallazgos sobre el efecto de la temperatura", señaló.

"El aspecto novedoso de este documento es la exploración de los efectos del calentamiento global en el bateo de jonrones".

Callahan especuló que probablemente llegará un momento en que los dueños de los equipos decidan que el aumento en los jonrones no vale la pena por los riesgos para la salud relacionados con el calor para los jugadores y los fanáticos. "No sé si hemos visto ya un juego de béisbol cancelado por calor, pero creo que está por llegar", sentenció.

Los equipos pueden optar por cambiar de juegos diurnos a nocturnos, invertir en un estadio abovedado o mudarse a una ciudad más fresca, estrategias de mitigación que podrían tener profundos impactos económicos en una región.

"Si los efectos de la advertencia global aumentan como predicen los autores, creo que la MLB debería usar esta información en planes futuros sobre la programación de juegos y la construcción de estadios", concluyó Albert.


Cartier, K. M. S. (2023), Climate change knocks it out of the park, Eos, 104, https://doi.org/10.1029/2023EO230157. Publicado el 21 de abril de 2023.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page