top of page

Solo los niños ricos tienen escuela de tiempo completo


Son 128 mil 133 niños sinaloenses quienes perdieron la mitad

de sus horas de clase y su almuerzo diario.


Por Omar Garfias

@Omargarfias


Dominga viene peleando con su mamá en el camión “Tierra blanca – Lomita”. Todos oímos que la señora Rosa le grita que sus nietos, los hijos de Dominga, se hicieron drogadictos porque no los cuida. Dominga llora amargamente y, entre chillidos, le dice que no anda de puta, que anda trabajando, “me mato trabajando”.

Vienen del tutelar para menores. Doña Blanca le revira sin mirarla. “Siempre reprobados, no hacen la tarea, comiendo papas y maruchan, luego drogas”. Dominga habla con los labios cubiertos por las lagrimas. “Cuando los amarraba, se soltaban y se salían”; quiere seguir defendiéndose, pero la vence el llanto. Su mamá la abraza sin mirarla. El camión va lleno, pero en silencio absoluto.

Según datos del propio Gobierno federal, las escuelas de tiempo completo agregaban entre 1.5 y 3.5 horas adicionales al horario escolar. Ahí, los maestros les ayudaban en tareas y hacían otras actividades educativas.

Beneficiaban en todo el país a 3.5 millones de niños y niñas. De ellos, 51 por ciento vive en zonas de alta y muy alta marginación.

Estudiar con hambre es imposible. Las escuelas que tenían jornadas de ocho horas daban alimentación a los niños.

Un estudio de UNICEF muestra que para 66 por ciento de los alumnos, el alimento que recibían en las escuelas de tiempo completo era el primer alimento del día.

Las mamás podían trabajar, pues sus hijos estaban bien cuidados. El programa elevaba la participación laboral de las madres de familia en 5 por ciento, y sus ingresos en 36 por ciento.

Con estas escuelas se redujo la proporción de alumnos que no logra aprendizajes básicos y aumentó la que alcanza niveles altos.

Si se ampliara este programa a todas las escuelas de alta y muy alta marginación se podrían reducir en 20 por ciento las diferencias de aprendizajes entre ricos y pobres.

El programa de escuelas de tiempo completo empezó en 2008.

Hace dos años, el Gobierno federal decidió dejar sin recursos a dicho programa pero, ante las protestas, la Cámara de Diputados aprobó recursos para que los objetivos se cubrieran con parte del dinero del programa “La Escuela es Nuestra”, que se encarga del mejoramiento físico de los planteles escolares.

Se abrió una modalidad para pagar personal durante las horas extras y para comprar diez pesos de alimentos diarios a cada niño.

Así funcionó hasta que, el pasado 28 de febrero, el Gobierno federal emitió las reglas 2022 del Programa "La Escuela es Nuestra" y no incluyó el rubro de ‘Escuelas de Tiempo Completo’.

No es verdad que ahora se entregará el dinero directamente a los beneficiarios, eliminando a los intermediarios.

Primeramente, porque no había intermediación. Ningún líder recibía nada. La SEP pagaba directamente a los maestros y los niños comían directamente en la escuela. En segunda, porque las nuevas reglas no permiten que el dinero se use en sueldos para personal, alimentos o ayudas a los alumnos.

En el numeral 3.4 establece: ”estos recursos solo se podrán ejercer en apoyos para mejorar… las condiciones de la infraestructura física educativa, equipamiento y material didáctico. En ningún caso, los subsidios… se podrán utilizar para el pago de …sueldos… a personal …docente o empleadas(os) de los planteles educativos… tampoco se podrán destinar para… apoyos económicos directos a los educandos”.

En lugar de ampliarlo, el Gobierno federal ha destruido este programa.

El Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2022 es de 7 billones 88 mil 250 millones de pesos (7 000 000 088 250 000 000 de pesos).

De esa cantidad, el gobierno del presidente López Obrador decidió no dar los 5 mil millones que necesitan las escuelas de tiempo completo.

Durante 2021 las aportaciones de capital del Gobierno federal a Pemex fueron de 316 mil 354 millones de pesos. Para eso sí hay.

El Gobierno federal eliminó las Escuelas de Tiempo Completo pese a un amparo de septiembre de 2021 que ordenaba garantizar recursos para el programa.

El gobernador Rubén Rocha dijo que “analiza la posibilidad de mantener este programa”.

Destruir el apoyo de escuelas de tiempo completo afecta a los niños pobres del país.

Hoy no existe una institución de gobierno que ayude a Dominga. Está sola.

Escuelas con horarios más largos evitan que los menores estén en la calle, expuestos a riesgos y cercanos a la delincuencia.

Queremos mejor educación para los niños, pero se acorta el tiempo que pasan en la escuela; queremos una infancia bien alimentada, pero se les deja de dar alimentos; queremos que las mujeres puedan trabajar fuera de su casa, pero se cierran los lugares para el cuidado de sus hijos.

Se dice que se quiere un mejor país, pero no se hacen las cosas necesarias para lograrlo.

Los niños pobres no tienen dinero para escuelas de tiempo completo.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page