top of page

El mundo debe convertir la basura en recursos: ONU



Toda vez que los residuos municipales aumentarán en dos tercios y sus costos casi se duplicarán en una generación, sólo una reducción drástica en la generación de residuos garantizará un futuro habitable y asequible, según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) presentado en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-6).

Titulado "Más allá de una era de residuos: convertir la basura en un recurso", la Perspectiva de la Gestión Mundial de Residuos 2024 del PNUMA (GWMO 2024) proporciona la actualización más sustancial sobre la generación mundial de residuos, su costo y su gestión desde 2018.

El análisis usa evaluaciones del ciclo de vida para explorar lo que el mundo podría ganar o perder de continuar con las cosas como hasta ahora, al adoptar medidas intermedias o comprometiéndose plenamente con sociedades de economía circular y sin desperdicio.

Según el informe, se prevé que la generación de residuos sólidos municipales crezca de 2 mil 300 millones de toneladas en 2023 a 3 mil 800 millones de toneladas en 2050.

En 2020, el costo directo mundial de la gestión de residuos se estimó en 252 mil millones de dólares. Sin embargo, si se tienen en cuenta los costos ocultos de la contaminación, la mala salud y el cambio climático debido a las malas prácticas de eliminación de desechos, el costo se eleva a 361 mil millones de dólares.

Si no se toman medidas urgentes en materia de gestión de residuos, para 2050 este costo anual global podría casi duplicarse hasta alcanzar 640 mil 300 millones de dólares.

“La generación de residuos está intrínsecamente ligada al PIB, y muchas economías de rápido crecimiento luchan con la carga del rápido crecimiento de los residuos. Al identificar pasos viables para un futuro con más recursos y enfatizar el papel fundamental de los tomadores de decisiones en los sectores público y privado para avanzar hacia el desperdicio cero, la Perspectiva Mundial sobre la Gestión de Residuos puede ayudar a los gobiernos que buscan evitar la pérdida de oportunidades para crear sociedades más sostenibles y asegurar un planeta habitable para las generaciones futuras”, señaló Inger Andersen, directora del PNUMA.

“La GWMO 2024 es una guía y un llamado a la acción para catalizar esfuerzos colectivos para apoyar soluciones audaces y transformadoras, revertir los impactos adversos de las prácticas actuales de gestión de residuos y brindar beneficios claros a cada individuo que vive en este planeta.

Estas acciones son fundamentales para acelerar el logro de la Agenda 2030. Como socio y partidario de GWMO desde su creación, ISWA garantizará que ahora se difunda e implemente en el terreno al brindar el apoyo necesario para abordar los desafíos observados actualmente", dijo Carlos Silva Filho, presidente de ISWA.

El modelo del informe muestra que controlar los residuos mediante la adopción de medidas de prevención y gestión de residuos podría limitar los costos netos anuales para 2050 a 270 mil 200 millones de dólares.

Sin embargo, las proyecciones muestran que un modelo de economía circular, en el que la generación de residuos y el crecimiento económico se disocian mediante la adopción de medidas para evitarlos, prácticas comerciales sostenibles y una gestión integral de los residuos, podría generar una ganancia neta total de 108 mil 500 millones de dólares anuales. 

“Las conclusiones del informe demuestran que el mundo necesita urgentemente cambiar a un enfoque de cero residuos y, al mismo tiempo, mejorar la gestión de residuos para evitar una contaminación significativa, emisiones de gases de efecto invernadero e impactos negativos para la salud humana.

La contaminación procedente de los residuos no conoce fronteras, por lo que redunda en interés de todos comprometerse con la prevención de los residuos e invertir en la gestión de residuos allí donde falta.

Las soluciones están disponibles y listas para ser ampliadas. Se necesita ahora un liderazgo fuerte para marcar la dirección y el ritmo necesarios y garantizar que nadie se quede atrás”, afirmó Zoë Lenkiewicz, autora principal del informe. 

El informe se presentó en el sexto período de sesiones de la Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente (UNEA-6), que se lleva a cabo del 26 de febrero al 1 de marzo en la sede del PNUMA en Nairobi, Kenia.



Acabar con la cultura del despilfarro: Andersen


Inger Andersen, directora del PNUMA, explicó durante la presentación en la UNEA-6 que el informe muestra que el costo directo de la gestión de residuos fue de 252 mil millones de dólares en 2020, que se eleva a 361 mil millones de dólares si se incluyen las externalidades.

Estas externalidades incluyen los costos de la contaminación, que resulta en mala salud y emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de los desechos, y a menos que tomemos medidas urgentes, los costos anuales totales casi podrían duplicarse a medida que aumenta la generación de residuos. 

Sin embargo, no podemos seguir con el problema de los residuos en busca de gestionar lo que tiramos. La quema de residuos a cielo abierto es un desastre. Los vertederos son un desastre. El reciclaje no puede hacer frente al gran volumen de residuos.


Para hacer realidad la visión de una sociedad sin desperdicio, debemos redefinir qué es el desperdicio. Mucho de lo que desperdiciamos es un recurso valioso, por lo que debemos empezar a repensar el diseño y la entrega de productos y servicios para mantener los recursos en la economía. 

La cuestión de los residuos plásticos es un ejemplo clave. Sólo  el 9 por ciento se recicla; 17 por ciento se incinera,  22 por ciento  no se recoge y 46 por ciento va a dar a vertederos. Y, por supuesto, millones de toneladas de plástico acaban en los océanos.

La solución no es sólo la gestión de residuos, sino que es una dimensión importante en un continente como África, que en gran medida no cuenta con una infraestructura de gestión de residuos sólidos.

El mundo necesita eliminar los plásticos innecesarios y de un solo uso. Rediseñar productos. Rediseñar los envases para utilizar menos o ningún plástico. Rediseñar sistemas para reutilizar, rellenar y, sí, reciclar. Es por esta razón que la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, hace dos años, inició negociaciones de un instrumento sobre la contaminación plástica, que debería finalizar este año.  

El mismo enfoque se aplica a los minerales y metales que necesitamos para la transición energética. Los productos deben diseñarse para su reparación, remanufactura, recuperación (a menudo denominada minería urbana) y reciclaje para mantener los minerales y metales en la economía, en lugar de arrancarlos de la Tierra y tirarlos a la basura. En este momento, hasta el siete por ciento del oro del mundo puede estar en desechos electrónicos. Eso no tiene sentido.

Debemos empezar a pensar en la basura como un recurso, cambiar a prácticas de cero residuos y garantizar una transición justa para los trabajadores informales, como los recicladores, y las disparidades socioeconómicas y de género en esas comunidades.

Si podemos construir esta mentalidad y ponerla en práctica, no sólo frenaremos la triple crisis planetaria. Obtendremos una ganancia neta anual de 108 mil 500 millones de dólares sobre el costo actual de la gestión de residuos.

Si esa no es la máxima manifestación del viejo dicho “no desperdicies, no quieras”, no sé qué lo será, concluyó Andersen.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page