top of page

Piden revocar concesiones mineras a tajo abierto en Morelos; Semarnat dice apoyarlos


Por Mónica Romero

Corresponsal


El Movimiento Morelense contra las Concesiones de Minería a Tajo Abierto por Metales entregó a la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, a través de la Dirección General de Minas, 22 mil 544 firmas que solicitan que, por interés público, se suspendan o revoquen las concesiones mineras ESPERANZA I (núm. 215624) y ESPERANZA II (núm. 220742), de la empresa Esperanza Silver de México, S. A. de C. V., subsidiaria de la canadiense Zacatecas Silver Corp. y cuyo principal accionista es Álamos Gold, Inc., en Temixco, Morelos.

De acuerdo con el Artículo 43 de la Ley Minera, el derecho para realizar las obras y trabajos previstos por esta Ley se suspenderá cuando:

I.- Pongan en peligro la vida o integridad física de los miembros de la comunidad, o

II.- Causen o puedan causar daño a bienes de interés público.

La mina de oro a tajo abierto Esperanza Gold Proyect cumple los dos requisitos para la suspensión definitiva de dichas concesiones: pone en peligro la vida de los miembros de las comunidades aledañas y afecta bienes de interés público, como la Zona Arqueológica de Xochicalco.

Argumentación al punto I.

Más de 200 mil personas de los municipios de Temixco, Miacatlán, Xochitepec, Emiliano Zapata y Coatetelco, que habitan a 10 km a la redonda en el entorno adyacente (i) al pretendido proyecto minero en Temixco, Morelos, recibirán las emisiones de contaminantes de esta mina de oro a tajo abierto siguiendo vías de diseminación que no se limitan a los linderos de las concesiones otorgadas, quedando expuestos así, a todas las externallidades negativas (ii) y costes sociales y ambientales, que afectarán sus formas y medios de vida, su bienestar, su salud, su medio ambiente y su patrimonio.

De acuerdo con los cálculos de empresa (iii), para extraer 0.9 gr de oro necesitan moler y lixiviar una tonelada de piedra de lo que hoy son los cerros El Jumil y Colotepec, en las tierras comunales de Tetlama, en el municipio de Temixco.

Una simple regla de tres nos da una idea aproximada de que la pretendida extracción de 30.7 toneladas de oro producirá una devastación ambiental por la deforestación, detonaciones de los cerros y molienda, contaminación del agua, la tierra y el aire, y la demanda de agua subterránea, que tanta falta hace a la población para uso doméstico, ya sometida a estrés hídrico en esta región.

Es decir, la minería a tajo abierto por metales genera un patrón de desarrollo a todas luces insustentable. Ello se traduce en una mayor presión sobre los bienes naturales y los territorios, y en pasivos ambientales como deforestación, contaminación química y física; en graves externalidades sobre las comunidades a nivel regional y su territorio, y una amplificación de cadenas de violencia que encuentran un terreno fértil en contextos extractivos. En síntesis, una devastación y degradación ambiental y social. Como señala el director ejecutivo de la empresa Zacatecas Silver Corp. Bryan Slusarchuk: “Este es uno de los proyectos en etapa de desarrollo de óxido de oro de más alto grado en el mundo de este tamaño”.

Sin embargo, lo que es bueno para la empresa canadiense Zacatecas Silver Corp. y para sus accionistas en las Bolsas de valores de Toronto o Vancouver (quienes según sus cálculos, obtendrán 30.7 toneladas de oro y 253.3 toneladas de plata (iv) de la explotación intensiva del territorio de Temixco, durante seis años que durará la Etapa de Explotación), no necesariamente será bueno para la población circunvecina en el estado de Morelos, aún si la empresa cumple sus promesas de renta económica y trabajo, ya que éstas durarán menos de una década y terminarán por desplazar otras formas de producción como la agricultura, la pesca y la ganadería (economías locales/regionales), así como a sus poblaciones.

La minería metálica no se traduce en una economía redistributiva ni regenerativa, ni en una prosperidad real para las personas y sus comunidades, como lo demuestra el hecho contundente de que ningún municipio en México ha mejorado sus condiciones de vida y desarrollo por contar con una mina metálica, ya que ninguno rebasa el nivel de pobreza (FUNDAR, 2018).

En junio de 2013, la sociedad civil echó abajo las pretensiones de la empresa (entonces Esperanza Silver, Inc.) para iniciar la Etapa de Explotación, al no aceptar la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales -Semarnat- la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

Hoy la empresa pretende nuevamente, en este primer semestre de 2022 presentar la MIA, a sabiendas de que la explotación de estas concesiones es a todas luces contraria a los derechos humanos de la población circundante, al afectar el derecho a la salud, a la producción local de alimentos (seguridad alimentaria), a la disponibilidad de agua y a la seguridad de la vivienda; es decir, afecta el territorio como espacio de reproducción de la vida.

Morelos tiene vocación turística, agrícola y de servicios, no de minería metálica. La puesta en marcha de esta actividad económica durante una década -vida media del proyecto minero- en la Zona Metropolitana de Cuernavaca, será en detrimento de las demás actividades productivas de la región, tanto por la alteración del paisaje como por la afectación medioambiental, al ecosistema y al patrimonio cultural.

Argumentación al punto II:

La Zona Arqueológica de Xochicalco, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra a sólo 2 km del emprendimiento minero pretendido. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) determinó, en 2013, en respuesta a la MIA de la empresa, que las actividades de minería metálica, como las detonaciones y vibraciones consecuentes, ponen en riesgo la zona arqueológica.

Ello, además de las afectaciones paisajísticas y al hecho de que el cerro El Jumil a devastar forma parte del observatorio astronómico de Xochicalco. Esta afectación acaecería, aún cuando en 2018 la empresa redujo sus concesiones II y V para suprimir la poligonal correspondiente a la Zona Arqueológica de Xochicalco.

En su artículo 15, la Ley Minera otorga a la empresa Esperanza Silver de México S. A. de C. V., subsidiaria de Zacatecas Silver Corp., la oportunidad de presentar nuevamente su MIA durante los próximos 50 años, renovables por 50 años más, lo que dura su concesión minera. De esta manera, de no anularse las concesiones mineras hoy, trasladaremos este conflicto a las generaciones futuras, ya emplazadas de por sí a un escenario de cambio climático y crisis medioambiental.

Por tal motivo, conforme al principio precautorio y por interés público, al considerar el grado de afectación que la empresa Esperanza Silver de México, S. A. de C. V., filial de Zacatecas Silver Corp., pueda crear a los derechos humanos (a la vida, a un medio ambiente sano, al agua, la vivienda, la salud) y al patrimonio biocultural de Morelos, el Movimiento Morelense contra las Concesiones de Minería a Tajo Abierto por Metales, solicita la intervención de la Secretaría de Economía para que respalde la adopción de medidas protectoras ante el riesgo grave, previsible y fundamentado para la salud pública, el medio ambiente y la economía local, mediante la suspensión o revocación de esta actividad minera en Morelos.

- - -

i) La Primera Sala de la SCJN ha determinado en el Amparo en Revisión 307/2016 que, el entorno adyacente “constituye un concepto esencialmente geográfico, (pero) esto no implica que esté limitado a un criterio de vecindad inmediata, es decir, que solo puedan acudir en defensa del ecosistema aquellos que viven “a un lado” del mismo. Por el contrario, la delimitación de este espacio geográfico es amplia, pues se determina por los beneficios que prestan los ecosistemas y las zonas en donde impactan estos beneficios”.

ii) Externalidad negativa: Daño no compensado infligido a una parte que no dio su consentimiento.

iii) Zacatecas Silver To Resume Trading on Thursday March 10, 2022 https://www.nxtmine.com/news/tsx-agi-zacatecas-silver-to-resume-trading-on-thursday-march-10-2022/

iv) Zacatecas Silver to Acquire the Advanced Stage and High Grade Oxide Gold Esperanza Project from Alamos Gold Inc. https://zacatecassilver.com/zacatecas-silver-to-acquire-the-advanced-stage-and-high-grade-oxide-gold-esperanza-project-from-alamos-gold-inc/

Fundar, Las actividades extractivas en México desafíos para la 4T Anuario 2018.

https://172709-959206-raikfcquaxqncofqfm.stackpathdns.com/wp-content/uploads/2019/08/Anuario_Extractivas_2018_WEB.pdf

RESPALDA LA SEMARNAT A COLECTIVOS DE MORELOS

La Semarnat, mediante un comunicado de prensa, reiteró la importancia de velar por la protección y conservación de los ecosistemas y recursos naturales, de la mano de las comunidades, y reconoce los pronunciamientos de éstas ante las iniciativas de proyectos mineros en sus territorios, como es el caso de Temixco, Morelos, donde se han identificado movimientos de protesta para exigir su derecho a un medio ambiente sano.

Las concesiones mineras “Esperanza I” y “Esperanza II”, de la empresa Esperanza Silver de México, subsidiaria de la canadiense Alamos Gold Inc., abarca superficies de los municipios de Temixco, Xochitepec, Miacatlán, Emiliano Zapata y Coatetelco, donde sus actividades ponen en riesgo la salud humana y ambiental para al menos 200 mil personas.

Se recalca que los impactos ambientales por la extracción y aprovechamiento minero se traducen en la imposibilidad de desarrollar actividades económicas sustentables debido a la contaminación de la tierra y del agua superficial y subterránea. Además, al ser una actividad de alta demanda de agua, representa un potencial riesgo de escasez de este recurso en la región.

El Gobierno de México mantiene su compromiso de no otorgar nuevas autorizaciones para explotación minera a cielo abierto ante la alta cantidad de permisos de explotación otorgados en el periodo neoliberal, con lo que ratifica el compromiso con la vida, la salud y ecología, en beneficio de los pueblos y la salud de los ecosistemas.


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page