top of page

El Salvador


Agua para todos

Un salvador les será dado

Por Juan Carlos Valencia


“Porque de tal manera amó Dios

al mundo, que ha dado a su Hijo

unigénito para que todo aquel

que en él cree, no se pierda,

mas tenga vida eterna”.

Juan 3:16


Estamos viviendo la semana más importante del año para todos los cristianos. Aunque Navidad es la temporada más festiva y convierte a diciembre en un mes mágico, lleno de alegrías, sonrisas, abrazos, fiestas, celebraciones y regalos, es esta la semana más importante para toda la humanidad.

En estas fechas de descanso y vacaciones es fácil perder de vista lo que estamos celebrando. Esta semana se celebra el acto de amor más grande de la historia. Dios envió a su único hijo para dar la vida por todos nosotros. Para limpiar nuestro pecado y regalarnos nuestra liberación.

Hace más de 2000 años nació, en algún lugar de Belén, un niño al que se le puso por nombre Jesús, un hombre que fue crucificado y cuya vida y enseñanzas han sido estudiadas y transmitidas por generaciones y generaciones hasta el día de hoy. Esas enseñanzas han transformado la vida de millones de personas alrededor del mundo, y yo soy una de ellas.

Yo soy testigo de cómo Dios puede transformar una vida, rescatar un matrimonio, dar nuevas esperanzas cuando todo parece perdido. “Vengan a mí todos los que estén trabajados y cansados, que yo los haré descansar”, dice el Señor, y esa es una promesa que hemos visto cumplirse en millones de vidas a lo largo de los siglos.

Desde tiempos inmemoriales ha habido personas cansadas y angustiadas por las dificultades de la vida que no encontrábamos descanso. El llamado de Dios es precisamente para nosotros, para tí y para mí, para esta clase de personas angustiadas por la vida, frustradas por los fracasos y, en general, todo aquel que esté cansado de luchar con sus problemas de pareja, de familia o de trabajo.

Y no tiene que ver con el estatus educativo, económico o social. Ricos y pobres, estudiosos y analfabetas, conservadores y liberales somos llamados. En esto consiste lo maravilloso del ministerio de Jesús. Él vino a buscar a todos, especialmente a los necesitados y despreciados de este mundo. El no desarrolló su ministerio en un palacio, asesorando a reyes y príncipes, como lo hacían los líderes religiosos de su tiempo; ni siquiera desarrolló su ministerio en Jerusalén, la capital del reino, donde se encontraba la gente más rica. Por el contrario, la mayor parte de su ministerio la realizó en Galilea, una región donde vivía gente sencilla, sin estudios, de oficios ordinarios como el de pescador; no dio preferencia a los príncipes, sino a prostitutas y publicanos, con quienes se sentó para predicar el evangelio del Reino.

Esa es la buena noticia. Está escrito. “El ángel les dijo: "No teman, porque les traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo; porque les ha nacido en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor”.

La Semana Santa es tiempo de reflexión, de recordar que Dios se hizo hombre y vino a la tierra a dar su vida por todos nosotros. Es tiempo de dar gracias a Dios por ese sacrificio y por todo lo que nos ha regalado, por lo que hemos visto y oído. Es tiempo de agradecer por todo lo bueno que hemos vivido y recordar que si bien hemos pasado por malos momentos, son muchas las dificultades superadas.

Que Dios vuelva a nacer esta Semana Santa en nuestro corazón, en nuestra familia y en nuestra comunidad. Son nuestros mejores deseos.

Facebook: JuanCarlosValenciaAGUA

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page