top of page

Insuficiente, otro sexenio para terminar con la violencia


Cultura Impar


Por José Manuel Rueda Smithers


Soñé los más horribles sueños.

Los sueños del quebranto y de la injuria.

Y me cansé, ya me cansé

y quisiera despertar ahora.


Fragmento del poema Despertar,

de Iliana Rodríguez Zuleta. CDMX.


Primero veamos una gráfica de TResearch International (Estudios Internacionales | TResearch), prestigiosa empresa de seguimiento de la percepción pública de las marcas o figuras públicas, atinadamente dirigida por Carlos Peña Cabriolet:



En realidad, ningún sexenio ha tenido buenos resultados en el tema de la violencia en México porque tiene múltiples causas:

Tráfico de drogas: El narcotráfico y las disputas entre cárteles por el control de territorios son generadores importantes de violencia en el país.

Corrupción: Generalizada -sobre todo en las instituciones gubernamentales-, puede perpetuar la impunidad y debilitar la capacidad del Estado para combatir la delincuencia.

Pobreza y desigualdad: La falta de oportunidades económicas, la marginalización y la desigualdad social pueden llevar a participar en actividades delictivas como una forma de supervivencia.

Falta de acceso a la educación y servicios básicos: La poca educación de calidad, así como de servicios básicos -atención médica, vivienda, etc.- contribuyen al ciclo de pobreza y violencia.

Desempleo: La falta de oportunidades laborales también empuja a la participación en actividades ilegales para obtener ingresos.

Presencia de armas de fuego: La proliferación de armas de fuego ilegales facilita la violencia y puede exacerbar conflictos.

Falta de aplicación efectiva de la ley: La percepción de impunidad debido a la falta de aplicación efectiva de la ley fomenta la violencia y el crimen, no deja dudas.

Violencia política: Los conflictos políticos y la persecución pueden contribuir a la violencia, especialmente en regiones donde los grupos criminales tienen una influencia significativa.

Estos son sólo algunos de los factores generadores de violencia en México, y es importante abordarlos de manera integral para lograr avances significativos en el crecimiento del país.

El gobierno ¿puede combatirla?

Sí, el gobierno puede desempeñar un papel fundamental en esta lucha contra la violencia. Y hay algunas formas –muy simples y apegadas a Derecho- como puede abordar este problema:

Aplicación efectiva de la ley: Reforzar su aplicación contra la impunidad y garantizar que los delincuentes sean llevados ante la justicia.

Inversión en seguridad pública: Destinar recursos adecuados para fortalecer a las fuerzas policiales y mejorar su capacidad para prevenir y responder a la delincuencia.

Combate al crimen organizado: Adoptar estrategias coordinadas para desmantelar los cárteles de la droga y otras organizaciones criminales, así como para interrumpir el flujo de drogas y armas ilegales.

Prevención del delito: Implementar programas que aborden las causas subyacentes de la violencia, como la pobreza, la falta de oportunidades y la exclusión social.

Fortalecimiento institucional: Combatir la corrupción y fortalecer a las instituciones gubernamentales para mejorar la transparencia, la rendición de cuentas y la eficacia en la prestación de servicios públicos.

Cooperación internacional: Colaborar con otros países en la lucha contra el crimen organizado transnacional y en el intercambio de información y mejores prácticas.

Promoción de la justicia social: Implementar políticas que reduzcan la desigualdad económica y social, proporcionen oportunidades equitativas y promuevan la inclusión.

Desarrollo comunitario: Invertir en el desarrollo de comunidades afectadas por la violencia para fortalecer los lazos sociales; mejorar las condiciones de vida y prevenir la marginalización. Este debería ser lo primero.

Es importante que el gobierno aborde la violencia de manera integral, tanto en sus causas subyacentes como en sus manifestaciones directas, y que involucre a diversos sectores de la sociedad en la búsqueda de soluciones sostenibles y efectivas

Sin embargo, ya en este 2024, el problema más serio, es que el ostentante del gobierno no quiere ni le interesa. Inventa sus propios datos.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page