top of page

Arrecifes de coral: en riesgo junto con el 25% de la vida marina



Los arrecifes de coral ocupan menos del 1 por ciento del suelo oceánico... Sin embargo, son el hogar de más del 25 por ciento de la vida marina. La actividad humana y el calentamiento del planeta están degradando rápidamente estos preciosos y frágiles ecosistemas.

El Estado de los Arrecifes de Coral del Mundo: 2020 es un informe de la Red Global de Monitoreo de Arrecifes de Coral (GCRMN), de la Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral (ICRI).

Sus hallazgos muestran que entre 2009 y 2018 hubo una pérdida progresiva de alrededor del 14 por ciento del coral de los arrecifes del mundo causada principalmente por eventos recurrentes de blanqueamiento a gran escala. En total, se perdieron unos 11 mil 700 kilómetros cuadrados de coral duro, que es más que todo el coral que vive actualmente en los arrecifes de coral de Australia.

El informe pinta una imagen de cuatro décadas de disminución de la abundancia de coral, blanqueamiento más frecuente y cantidades crecientes de algas, lo que es un signo de deterioro de la salud de los arrecifes.

El informe también revela la increíble capacidad de los arrecifes de coral para recuperarse cuando no son perturbados por amenazas locales y globales. Ambos hallazgos deberían motivar una acción rápida. Si bien los arrecifes de coral permanecen en su mayoría ocultos a la vista, su salud debe estar a la vanguardia de los esfuerzos ambientales y los procesos de toma de decisiones.

Este reporte es el primero en 13 años y examina el estado de los arrecifes de coral del mundo en los últimos 40 años; representa el trabajo de más de 300 científicos de la comunidad científica mundial y se basa en un conjunto de datos global compuesto por casi dos millones de observaciones de más de 12 mil sitios en 73 países, de 10 regiones de GCRMN




Corales al borde…

Escondidos debajo de la superficie del océano existen los paisajes coloridos y texturizados de los arrecifes de coral. Estas dinámicas ciudades submarinas albergan hasta 800 especies diferentes de coral duro y albergan más del 25 por ciento de toda la vida marina.

Los arrecifes crecen durante miles de años gracias a millones de pequeños pólipos de coral individuales que secretan exoesqueletos de carbonato de calcio para formar colonias de coral duro, componentes básicos de los arrecifes.

Los corales blandos se doblan y se balancean entre las escarpadas montañas de corales duros, por lo que proporcionan hogares adicionales para peces, caracoles y otras criaturas marinas.

Los arrecifes rebosan de vida. De hecho, albergan la mayor biodiversidad de cualquier ecosistema a nivel mundial, lo que los convierte en uno de los ecosistemas biológicamente más complejos y valiosos del planeta. Estos vibrantes ecosistemas existen en los trópicos y sustentan a más de mil millones de personas a través de sus invaluables servicios ecosistémicos.

Sin embargo, los corales se enfrentan a una crisis existencial debido al cambio climático y a una variedad de amenazas y factores estresantes locales.

La extrema susceptibilidad de los arrecifes de coral al calentamiento de los mares los convierte en uno de los ecosistemas más vulnerables al cambio climático. Las temperaturas más altas del océano, y las olas de calor del océano son los principales desencadenantes del estrés y la decoloración de los corales. Cuando las aguas se calientan demasiado, los corales liberan sus coloridas microalgas y se vuelven de un blanco esquelético.

Algunos corales “brillan” al producir naturalmente una capa protectora de pigmentos de neón antes de decolorarse. Si los eventos de blanqueamiento se prolongan u ocurren con demasiada frecuencia, sin dar tiempo suficiente para recuperarse entre ellos, puede ocurrir una mortandad significativa de los corales, sellando el destino de los arrecifes. Se puede pensar en el blanqueamiento como la versión oceánica del 'canario en la mina", ya que demuestra la sensibilidad de los corales a condiciones peligrosas y mortales.

Según el informe Estado de los arrecifes de coral del mundo: 2020, de GCRMN, ha habido una disminución constante en la cubierta de coral duro desde 2010. Los peores impactos han ocurrido en el Sur de Asia, Australia, el Pacífico, el Este de Asia, el Océano Índico Occidental, el Golfo y el Golfo de Omán.



Desde 2010, la cantidad de algas en los arrecifes de coral del mundo ha aumentado 20 por ciento, lo que refleja la disminución de la cantidad de coral duro durante este período.



Un cambio de arrecifes dominados por corales a arrecifes de algas reduce la complejidad arquitectónica y la integridad estructural de estos hábitats. Como consecuencia, son menos biodiversos y proporcionan menos bienes y servicios a los humanos.

El proceso es evidente en este lapso: mientras los corales se blanquean, las algas toman el control.

El informe Proyecciones del futuro blanqueamiento de corales para 2020, del PNUMA, establece que los eventos globales de blanqueamiento pueden convertirse en la norma en las próximas décadas debido al cambio climático.

El informe estima que, a menos de que se reduzcan rápidamente las emisiones de carbono, todos los arrecifes del mundo se blanquearán a finales de siglo.

Para 2034 se prevé una decoloración severa anual, momento en el cual la recuperación se vuelve inconcebible a menos que los corales puedan adaptarse a temperaturas más altas.

Pero los corales no son las únicas especies en riesgo en un mundo cada vez más cálido. Más de un millón de especies de plantas y animales se enfrentan a la extinción en las próximas décadas, poniendo en peligro el bienestar y la supervivencia de los seres humanos, afirma la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.

Los corales han mostrado el aumento más rápido en el riesgo de extinción de todas las especies evaluadas por Global Biodiversity Outlook. Los impactos combinados de la acidificación de los océanos, las temperaturas más cálidas del mar y los factores de estrés locales como la sobrepesca, la contaminación, el turismo insostenible y la gestión costera deficiente, se combinan en una tormenta perfecta para empujar estos ecosistemas sensibles a un punto de inflexión.


Un rayo de esperanza

A pesar de estas evaluaciones sombrías, no se pierde toda esperanza para los arrecifes de coral. Son notablemente resistentes y pueden recuperarse en ausencia de perturbaciones a gran escala. Después del evento de blanqueamiento masivo de 1998, la cubierta de coral duro se recuperó en una década a los niveles anteriores a ese año.

En 2019, a pesar de los eventos de blanqueamiento cada vez más frecuentes, la cantidad de coral en los arrecifes del mundo aumentó en un 2 por ciento. Los científicos también están identificando focos de hábitats de coral más resistentes al cambio climático, en arrecifes frente a las costas de Kenia, Tanzania, Australia, Indonesia, Malasia e India. Encontrar e incorporar refugios de coral, o 'refugios', en los planes de conservación es vital para asegurar un futuro para los arrecifes de coral mientras se trabaja para detener y revertir las amenazas actuales.

Si se detiene y revierte el calentamiento de los océanos a través de la cooperación global, los arrecifes de coral tendrán la oportunidad de recuperarse. Sin embargo, se necesitará nada menos que una acción climática y oceánica ambiciosa, inmediata y bien financiada para salvar a los arrecifes de coral. El Fondo Mundial para los Arrecifes de Coral es el primer instrumento global de financiamiento combinado para financiar y dirigir acciones urgentes.


¿Por qué debe importarnos? Los arrecifes de coral no tienen precio y su importancia no se puede sobreestimar. Si bien ocupan menos del 1 por ciento del suelo oceánico, los corales son la base de muchas comunidades costeras, proporcionando alimentos a las personas, protección contra las tormentas, medicinas que salvan vidas y medios de subsistencia del turismo y la pesca.

Los arrecifes de coral aportan anualmente 36 mil millones de dólares estadounidenses a la industria mundial del turismo. En total, más de mil millones de personas se benefician directamente de los arrecifes de coral.

Los beneficios económicos de los arrecifes de coral aumentan o disminuyen según su salud relativa. La restauración de los corales podría desbloquear decenas de miles de millones de dólares en valor económico, asegura el Informe sobre la economía de los arrecifes de coral de 2018 del PNUMA, la Unidad de Sostenibilidad Internacional del Príncipe de Gales, la Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral y Trucost.

El informe encontró que el turismo, el desarrollo costero y las pesquerías comerciales que dependen de los arrecifes de coral proporcionan anualmente un valor de 6,2 mil millones de dólares en Mesoamérica y 13,9 mil millones de dólares en valor en el Triángulo de Coral.

Si los arrecifes continúan su disminución en la próxima década, su valor anual se desplomará en un 50 por ciento en Mesoamérica y en un 16 por ciento en el Triángulo de Coral.

Sin embargo, estos arrecifes podrían producir 8 mil 700 millones de dólares anuales en Mesoamérica y 16 mil 500 millones de dólares anuales en el Triángulo de Coral, si se reactivan para 2030.


Los beneficios más allá de la economía

El valor de los arrecifes saludables se extiende mucho más allá de la economía. Los arrecifes de coral saludables son la primera línea de defensa para millones de habitantes costeros en todo el mundo. Reducen la energía de las olas, actúan como barreras contra las tormentas, evitan la erosión catastrófica y evitan las inundaciones, especialmente en los pequeños estados insulares y las naciones con atolones.

Los arrecifes de coral se consideran las selvas tropicales del océano y los botiquines del siglo XXI. En el futuro, podrían representar una fuente cada vez más importante de medicamentos para diversas enfermedades (incluido el cáncer), suplementos nutricionales y otros productos comerciales.

De hecho, la posibilidad de encontrar una nueva droga en el mar, especialmente entre las especies de arrecifes de coral, puede ser entre 300 y 400 veces más probable que aislarla de un ecosistema terrestre.

Si alguna vez ha nadado, practicado esnórquel o buceado en el océano, o simplemente ha contemplado el mar mientras estaba en la arena, sabe que muchos aspectos del océano no se pueden cuantificar, excepto en términos de tranquilidad y maravilla. Pero se acaba el tiempo para actuar por el océano y para salvar los arrecifes de coral.


La ciencia puede ayudar a salvar los corales

Este año marca el comienzo de la Década de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible y la Década de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas. Las campañas están diseñadas para ayudar a proteger los mares a través del avance científico y resucitar los ecosistemas del planeta en declive.

La ciencia es una herramienta poderosa: estimuló la curación de la capa de ozono, impulsó el rápido desarrollo de vacunas contra la COVID-19 y puede revertir el declive de los océanos y los arrecifes de coral.


La ciencia también informó a GCRMN

El estado de los arrecifes de coral del mundo: informe 2020, muestra que, en 2019, la cobertura de coral duro vivo promedio global en los arrecifes de coral del mundo fue del 29,5 por ciento, en comparación con el 32,3 por ciento en 1978. La cobertura de coral es una medida del porcentaje de la superficie de un arrecife de coral cubierta por corales vivos que forman arrecifes.


El ancho de cada columna representa la proporción de los arrecifes de coral del mundo

que se encuentran dentro de cada región. La altura de la sección amarilla representa

la cobertura promedio de coral duro en cada región en 2019.

En 2019, el promedio mundial de cobertura de coral duro vivo fue del 29,5 por ciento, pero la cobertura de coral varía de una región a otra. Los arrecifes de coral del Pacífico tienen, en promedio, casi el doble de coral que los del Caribe. Además, cada región muestra tendencias diferentes. Vea cómo ha cambiado la cobertura promedio de coral duro vivo en cada región a lo largo del tiempo.

El océano cubre el 70 por ciento de la Tierra, pero sabemos poco sobre lo que se encuentra debajo de su superficie.

Lo que sí sabemos es que abordar la degradación de los arrecifes de coral requiere un enfoque de todas las manos a la obra. "Los esfuerzos ambiciosos y coordinados de los gobiernos, las empresas y las personas de todo el mundo pueden prevenir y revertir los peores impactos del deterioro ambiental mediante la transformación de sistemas clave, incluidos la energía, el agua y los alimentos, para que nuestro uso de la tierra y los océanos sea sostenible", dice el Informe de la ONU Haciendo las paces con la naturaleza.

Un nuevo enfoque significa colocar la salud de nuestro mundo natural en el centro de la toma de decisiones para que los sistemas sociales y económicos demuestren y mantengan su valor intrínseco y extrínseco.


Cómo hacer la diferencia

En 2021-2022, los líderes políticos asistieron a eventos clave de toma de decisiones para el futuro de los arrecifes de coral.

La primera fue la XV reunión de la Conferencia de las Partes (CoP) del Convenio sobre la Diversidad Biológica (21 de octubre de 2021 y 22 de abril de 2022), donde los gobiernos del mundo negociaron un marco de biodiversidad global posterior a 2020, que servirá como un conjunto de objetivos globales que permitirán a la humanidad vivir en armonía con la naturaleza en la próxima década.

En los últimos dos años, la Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral, una asociación global con 93 miembros, incluidos gobiernos, grupos de la sociedad civil y empresas del sector privado, ha desarrollado una recomendación para la conservación de los arrecifes de coral.

La premisa de la recomendación: tomar medidas para priorizar los arrecifes de coral puede generar beneficios por valor de 2,7 billones de dólares y contribuir a la seguridad, la nutrición, la seguridad económica, la salud y el bienestar de más de mil millones de personas.

La recomendación, que se presentó en la cumbre del Convenio sobre la Diversidad Biológica, exige que los arrecifes de coral sean reconocidos como ecosistemas críticamente amenazados y se les dé prioridad en el marco de la biodiversidad mundial posterior a 2020. Tiene un conjunto de indicadores claros que miden la salud, integridad y función de los arrecifes de coral, incluyendo:

Cobertura de coral vivo: proporciona una instantánea de la salud general del arrecife. Extensión del arrecife de coral: determina si el área de los sistemas de arrecifes de coral aumenta o disminuye. Cobertura de algas carnosas y cobertura de grupos bénticos clave: indica la salud de los arrecifes de coral. Los aumentos en la cobertura de algas pueden mostrar una salud en declive. Abundancia de peces y biomasa: refleja la productividad y la integridad funcional de un arrecife de coral. Porcentaje de arrecifes de coral efectivamente protegidos: mide el compromiso de proteger los arrecifes de coral. Índice de eutrofización costera: señala los impactos en la calidad del agua en las áreas costeras.

El segundo hito para los tomadores de decisiones fue la 26 reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La conferencia sobre el clima de ese año fue fundamental para que los países aceleren las reducciones de emisiones del Acuerdo de París para limitar el aumento de la temperatura media global muy por debajo de los 2°C.

Sabemos lo que se debe hacer para salvar los arrecifes de coral de la Tierra: abordar urgentemente el cambio climático global y, al mismo tiempo, reducir los factores de estrés ambiental más localizados, como la pesca excesiva, la contaminación por fertilizantes y aguas residuales, el dragado y el desarrollo costero. Estas dos reuniones críticas fueron fundamentales para el avance y la implementación de soluciones efectivas a la crisis que enfrentan los arrecifes de coral.

Pero proteger los arrecifes de coral no es sólo trabajo de los líderes políticos. También puede mostrarles a los líderes que les importa y que están prestando atención, abogando por un cambio más rápido y significativo.

La campaña Glowing Glowing Gone del PNUMA pide una fuerte protección de los ecosistemas de coral y cero emisiones netas de carbono para 2050. El tema de la campaña, "Seamos la primera generación en salvar un ecosistema completo", tiene como objetivo motivar al público y a los medios a alzar la voz y convertirse en agentes de cambio, al tomar medidas para disminuir su propia huella ambiental. Un planeta sano significa gente sana, y un planeta sano depende de un futuro con arrecifes de coral.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page