top of page

¡Casi 2023!


Por Déborah Buiza

@DeborahBuiza


No es por estresar ni presionar a nadie, pero … ¿Ya cayeron en la cuenta de que estamos a siete semanas de cerrar 2022? Prácticamente tenemos por delante un viernes muy largo, en el que parece que todo va más aprisa que de costumbre... y con mayor tránsito también.

Y sí, parece que siete semanas son muchas, pero en realidad no lo son tanto y entonces, para que no nos agarren las carreras, quiero proponerte un ejercicio de “evaluación” rumbo al próximo año para que, con calma, revisemos cómo nos fue y qué queremos para el próximo ciclo.

Un poco lejos de las listas de propósitos y buenos deseos con los que solemos iniciar el nuevo año, quiero proponerte algunas preguntas para cerrar el año:

¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste?

¿Qué personas fueron importantes para tí y por qué?

¿Cuánto te divertiste este año?

¿Cuánto te cuidaste este año?

¿Qué proyectos se quedaron en el tintero y por qué?

No tienes que responderlas todas, ni hacerlo ahora.

Toma las que quieras y, poco a poco, date tiempo de desmenuzarlas, de encontrar tus respuestas, sin atorarte en la sobreexigencia o en las culpas. Sólo observa qué hay y qué sucedió.

Tal vez encuentres que situaciones que consideras fueron pesadas o negativas te dejaron algún aprendizaje, reforzaron ciertas ideas o, al contrario, rompieron tus estructuras y te permitieron descubrir cosas que necesitarás en el futuro.

Quizá encuentres que este año trajo a tí personas valiosas, que sembraron semillas en tu corazón, que iluminaron tu camino de alguna manera o que, con su partida, abrieron caminos y espacios para otras personas o para tí mismo.

Es probable que, después de dos años muy difíciles por la pandemia, en este tercer año te hayas permitido retomar ciertas actividades y, con ello, encontrar nuevos espacios y momentos para relajarte, divertirte y sonreír (de nuevo y aunque sea poquito).

Puede ser que este año encontraras nuevas formas de cuidar tu corazón, sanar tu mente, dar a tu cuerpo lo que necesita de alimento, movimiento y cuidado, o no, y ya sea momento de procurarlo un poco más, considerando que lo habitarás un tiempo más y es el que te permite experimentar la vida.

Es posible que este año te aventuraras con proyectos nuevos o a concluir temas pendientes; puede que, por avanzar en ciertas cosas, otras se quedaran en pausa. Es importante revisar si queremos traerlos al nuevo año y para qué, de forma que demos dirección a nuestros pasos.

Darnos cuenta de con qué contamos, lo que hicimos y lo que dejamos de hacer, nos da pistas de cómo nos transformamos, qué nos falta por trabajar y en qué necesitamos enfocarnos más para alcanzar lo que deseamos o necesitamos.

No somos proyectos terminados, ni en un año podemos realizar todo, pero sí podemos reconocer y abrazar nuestras experiencias para fortalecernos y encaminarnos a nuestro futuro yo y a una vida presente más rica y, tal vez, más divertida.

Y tú, ¿cómo fuiste este 2022?

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page