top of page

Sin valor humano


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza

@Arinmaldoza


Vivir en la Ciudad de México -CDMX-, nos aleja de la realidad de otros lugares del país hasta que, por algún motivo, tenemos que visitar o salir de vacaciones, y entonces nos percatamos de muchas situaciones laborales, económicas, de infraestructura y de seguridad.

Los pueblos mágicos presentan muchas deficiencias en lo que se refiere a una infraestructura apropiada para los adultos mayores o para las personas con alguna discapacidad, al carecer de rampas de acceso en las banquetas, lugares de estacionamiento para discapacitados. Es evidente que los adultos mayores requieren de esas instalaciones, porque de no ser así deberá permanecer en su casa, ya que sus familiares no pueden sacarlo.

En lo referente al turismo, el “gran turismo” llega a los establecimientos que tienen todo incluido, lo cual impacta a los restaurantes y al comercio local, porque el turista no sale de las instalaciones del hotel. Es una competencia sumamente desleal de los grandes hoteles, permitida por la Secretaría de Turismo.

Pero no ponemos atención a los problemas que afectan a la comunidad, debido a los múltiples distractores que en la conferencia presidencial mañanera nos hacen voltear a otros lados; a especular por qué el presidente no salió del aeropuerto Felipe Ángeles, tuvo que presenciar el aniversario del 5 de mayo en Puebla y salir a Guatemala por otro aeropuerto.

En su gira por Centroamérica y el Caribe ¿cuáles serán los temas a tratar? ¿En verdad los darán a conocer? ¿Por qué acompañan al presidente los secretarios de la Defensa y de la Marina? Todo esto ¿en qué beneficia o perjudica a los mexicanos?

Las playas de México son bellísimas, pero si tú, amable lector, has estado en alguna como las de Acapulco, Veracruz, Jalisco u otra, es impresionante la cantidad de vendedores ambulantes que te encuentras: te venden de todo, desde ropa, artesanías, zapatos, tapetes, sombreros, comida.

¡Cuántos vendedores hay en un sólo lugar! En una playa de Jalisco me comentaron que aproximadamente hay 2,500. No me imagino el problema de su piel con el sol. Los dermatólogos recomiendan usar bloqueador cada cuatro horas, debido al enorme problema de cáncer de piel, acrecentado a raíz del cambio climático. ¿Acaso estas personas saben del uso del bloqueador para su piel? ¿O del peligro que corren al exponerse de esa manera al sol? Y mejor ni hablamos de lo que cuestan los bloqueadores…

Estos vendedores se cubren la cara o usan sombreros, pero el peso de su mercancía y caminar por la playa a pleno sol, se me hace terrible.

Al parecer, los vendedores, para poder ofrecer su mercancía, tienen que pagar a la Semarnat una cuota mensual de 200 pesos, con lo cual obtienen un carnet que los acredita como vendedores en la playa. Sin él, no puedes ofrecer sus mercancías.

Estas personas no reclaman sus derechos e ignoran los beneficios de sus aportaciones. ¿Cómo es posible que nadie los voltea a ver? Son personas, seres humanos, sin beneficios, pero con obligaciones. ¿Dónde están los derechos humanos en los distintos estados y playas de México? Es una explotación de personas y, de verdad, no puedo creer lo que cargan a pleno sol.

Con esto se ve cómo el “pueblo bueno” tiene enormes necesidades económicas, de salud, de alimentación, de vivienda digna y de escuela para sus hijos o nietos… aunque nadie los vea gracias a los distractores de la mañanera. ¿De seguridad? ¡Mejor ni hablamos..!

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page