top of page

Un arranque disparejo


TEMAS CENTRALES

Por Miguel Tirado Rasso


La simple lectura de las encuestas,

que muestra a la candidata de Morena

liderando la carrera desde el principio y

ser la más conocida, son consecuencia

de su largo tiempo de exposición.


Entrados ya en la legalidad, o casi, del proceso electoral de 2024, la nota que destacan los medios y manejan los equipos de las aspirantes a la Silla del Águila es la ubicación de las candidatas en el sentir popular al arrancar el período oficial para su promoción. Esto es, qué tan parejo o distante están una de la otra, cuando empiezan a contar los 150 días que la legislación autoriza para la búsqueda del voto electoral. 60 días, en el caso de la precampaña, a partir del 20 de noviembre, y 90 días para la etapa de campaña, contados tras su registro ante la autoridad electoral, que deberá realizarse entre el 15 y 22 de febrero de 2024.

Por supuesto que lo señalado en el párrafo anterior nada tiene que ver con la realidad que vivimos, porque desde hace un buen rato alguien decidió que los plazos y etapas del proceso electoral no correspondían a las necesidades políticas de la Cuarta Transformación, y todo se adelantó.

A los 150 días que el legislador calculó como suficientes para una campaña presidencial, en atención a la conveniencia de recortar tiempos, por aquello de la distracción y el desgaste político y para buscar un ahorro al alto costo de nuestros procesos electorales, la 4T agregó 867 días, si contamos a partir de la fecha en que el gran elector seleccionó y anunció a sus corcholatas, sus precandidatas presidenciales, el 5 de julio de 2021.

Desde entonces, la ahora candidata de Morena, Claudia Sheinbaum, inició, ciertamente de manera algo discreta, actividades relacionadas con su aspiración presidencial, en una especie de precampaña interna que se fue haciendo cada vez más intensa, abierta y evidente. Y es que los tiempos electorales de Morena para la candidatura a la Presidencia del país avanzaban rápido y muy distante de lo ordenado por la ley.

El pasado lunes, el periódico El Universal, publicó la encuesta en vivienda de Buendía & Márquez que registra las preferencias electorales de las candidatas únicas, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, de las alianzas Juntos Haremos Historia y Frente Amplio por México, respectivamente, y del candidato de MC, Samuel García, en el arranque, disparejo, por cierto, del período de precampaña, con el encabezado: “Inicia Sheinbaum con amplia ventaja”.

Si hoy fueran las elecciones, 48 por ciento votaría por la doctora, contra 24 que lo haría por la ex senadora y 8 por ciento por el gobernador de Nuevo León. De acuerdo con esta encuesta, 75 por ciento reconoce a la de Morena, mientras que sólo 48 por ciento reconoce a la hidalguense y 49 por ciento al de Nuevo León.

Esta misma encuestadora publicó, hace dos meses, otro estudio en el que Sheinbaum aparecía con una intención del voto favorable de 50 por ciento contra 30 por ciento de Xóchitl. De acuerdo con estos números, la candidata de Morena perdió dos puntos en la preferencia del voto y la del FAM seis. Esto significa que ambas deben preocuparse porque, en vez de mejorar, están perdiendo simpatizantes.

Como lo hemos comentado antes, la diferencia en la intención del voto y en el reconocimiento de las candidatas que se lee en las encuestas, ni siquiera resulta proporcional a los tiempos de exposición de las candidatas.

Tras más de dos años de “no campaña” de la candidata oficial recorriendo el país y miles de espectaculares, carteleras y bardas con pintas alusivas a su candidatura, a lo largo y ancho de la República, parecería que ha llegado a su tope en las preferencias electorales. Llevar una ventaja de sólo 20 puntos a su competidora, que apenas hace seis meses saltó al escenario electoral, no es como para presumir.

Cada vez más, en el juego de percepciones, las encuestas tienen un papel destacado. Sin cuestionar, porque la intensidad de activismo político electoral de Morena ha opacado a la oposición, los resultados publicados por las encuestas reflejan una ventaja lógica que favorece a la candidata oficial. Pero sería demasiado aventurado suponer que, con esos datos, el resultado ya está definido.

La simple lectura de esas encuestas, que muestran a la candidata de Morena liderando la carrera desde el principio y ser la más conocida, son consecuencia de su largo tiempo de exposición. Por supuesto, ese es el reto y contra eso tiene que luchar la oposición. Según estos estudios, el problema de Xóchitl es que no se ha dado a conocer lo suficiente; falta de tiempo y de una estrategia efectiva que acelere su posicionamiento, quizás.

En esto tendrá que trabajar su equipo de campaña que, por lo pronto, ya incorporó a personajes con amplia experiencia y conocimiento en materia de comunicación. Algo preocupó a los morenistas, que de inmediato arrancaron una campaña para atacar y acusar de portación de pasado prohibido a quien fuera Coordinador de Comunicación Social del gobierno de Felipe Calderón, Max Cortázar. Eso sí calienta, como dijera el clásico.

Noviembre 30 de 2023

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page