top of page

Vuelos demorados


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza

@Arinmaldoza

Vivimos hoy en un total descontrol en lo que referente al aeropuerto de la Ciudad de México. Por un lado, la degradación a categoría 2, y por el otro, los cambios en las rutas de los aviones siguen afectando a la población por el ruido que ocasionan.

Ahora, con el traslado de la carga aérea al Aeropuerto Internacional "Felipe Ángeles" (AIFA), los costos subirán por el sólo hecho de que deben ser trasladadas al Aeropuerto "Benito Juárez", ya que los recintos aduanales y los almacenes de distribución de muchas compañías de carga permanecen ahí.

Además, las vialidades sin terminar, la inseguridad en las carreteras que conectan al AIFA con la Ciudad de México (CDMX) y los tiempos de recorrido, impactarán los costos de los envíos. Y para colmo, ahora se quiere sumar a esta nueva disposición al aeropuerto de Toluca, que repetirá la misma historia, con una carretera sin rampas de emergencia, sobre todo en el tramo que va de Lerma a Ocoyoacac.

Asimismo, los transportistas deberán tener la carta porte, además de agregar el alto costo de la gasolina y el diesel. De verdad, en lugar de dar salida a las cosas, este gobierno ha impuesto una serie de medidas que sólo complican el accionar de las empresas.

Los viajeros, por su parte, enfrentan otro problema en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, los taxistas, que no quieren llevar a los pasajeros a destinos alejados ("no sale el viaje"), debido al tráfico de la CDMX, en especial en las "horas pico".

No permitir los taxis por aplicación (Uber/Didi/Cabify) es otro problema. Estos servicios te llevan sin ningún reparo, pero no les permiten subir pasajeros en la zona del aeropuerto. Esta situación se presenta también en el aeropuerto de Cancún, donde el gremio de taxistas ha amenazado a los conductores de Uber.

Los aeropuertos son fundamentales para todos los viajeros, ya que no sólo son usados por los turistas, sino también por personas que requieren de un buen servicio por el trabajo que desempeñan.

Facilitar la salida o el ingreso es fundamental. Las salas de llegada, nacional o internacional, son verdaderos muladares; los baños están en total abandono y por ningún lado existe la higiene. Es penoso que el aeropuerto esté en tan lamentables condiciones y que sus usuarios comenten que apesta a orines.

Las líneas aéreas que se sostienen a pesar de toda la problemática que han debido sortear en esta administración, son ahora amenazadas con el cabotaje (permitir que aerolíneas internacionales cubran destinos en el territorio nacional), una medida desleal para las empresas aéreas mexicanas.

El anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador, con los despojos de la aerolínea “Mexicana de Aviación”, y con la mano del Ejército por delante, completan las medidas de presión para utilizar el AIFA.

Desde luego, no hay manera de lograrlo. La distancia a que se encuentra el "Felipe Angeles" hace que el servicio de transportación sea muy costoso para los usuarios, tanto en dinero como en tiempo. Los taxistas no quieren llevar a pasajeros a la zona conurbada de la CDMX por el tránsito y la inseguridad, independientemente de que el costo es de alrededor de 1,500 pesos.

De no arreglarse el Aeropuerto Internacional Benito Juárez y seguir poniendo trabas, como ocurrió últimamente con las pantallas que anuncian las salidas y llegadas, van a terminar con la gallina de los huevos de oro que es el turismo, que asimismo se desconcierta por el cambio de horario obligado por la eliminación del horario de verano en gran parte del país.

Ya veremos qué otras ocurrencias tienen para que los vuelos y los pasajeros se vayan al AIFA.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page