Bienes claros


¡Qué hay de nuevo… Viejo!

Por Araceli Mendoza

@Arinmaldoza


Septiembre es el mes patrio. Se dejó de celebrar la verbena popular en la Plaza de la Constitución por la COVID-19, que constituyó un grito frío, desalentador, incierto, por las muchas personas muertas y no se vislumbraba la esperanza de las vacunas.

El "grito" de este año, tan cantado por el Tratado de Libre Comercio. ¿Será que estamos anestesiados y el Tratado ya valió? Tantas visitas de funcionarios de los Estados Unidos de América ¿tienen la intención de seguir contando con mano de obra barata?

Pero realmente el tema importante es que septiembre es el “mes del testamento”, ya que precisamente con la pandemia, muchas personas fallecieron y dejaron sus bienes sin destinatario, lo que originó disputas familiares y gastos innecesarios, como la contratación de abogados porque, si se trata de bienes y dinero, todos están presentes.

Otro tema es el referente a la “voluntad anticipada”. Esto es de suma importancia, porque fuimos testigos de la cantidad de personas que padecieron por la COVID-19. Realmente es de suma importancia decidir qué quieres hacer en caso de una enfermedad o de un accidente grave.

Es un asunto de consulta con los notarios y médicos, quienes serán los indicados para dar una orientación acertada a las dudas o cuestionamientos, sobre todo para saber quién será la persona que atestiguará esta decisión, para que no haya dudas de familiares.

Datos proporcionados por la Consejería señalan que se han registrado 22 mil 883 testamentos en este año, y sólo se otorgaron 4 mil 574 de forma gratuita a adultos mayores que lo solicitaron en las Ferias del Bienestar que se instalan en colonias populares.

La Ciudad de México (CDMX) es la entidad donde más personas adultas realizan trámites para dejar un testamento, pero a nivel nacional sólo el 7 por ciento de las personas adultas mayores lo ha tramitado.

Últimamente, los adultos de 65 años se han preocupado por dejar un testamento, al tener conciencia de generaciones que han visto o han estado en trámites engorrosos por carecer de un testamento por parte de los padres o familiares, lo cual lleva hasta a dividir a la familia.

Lo mejor es dejar muy definido en un testamento la voluntad de cada persona en lo que se refiere a la disposición de sus bienes porque, al final de la vida, nada nos llevamos. Aquí se queda todo lo material y los bienes que seguramente lograste con mucho esfuerzo.

Es mejor definir dónde quedarán tus cosas, para que no sean motivo de desintegración de la familia. En estos tiempos, que no son precisamente los mejores, lo mejor es tener a la familia unida.

El apoyo es fundamental, por lo que lo mejor es acudir en el mes del testamento a las Ferias del Bienestar y dejar todo en orden. Tus familiares te lo agradecerán.

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La Jefa