top of page

Causan edificios 20% de emisiones globales: Climate Action Tracker


El sector de los edificios es responsable de la quinta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, pero los gobiernos hacen poco para abordarlas, en comparación con otros sectores, a pesar de que ya se están probando las tecnologías necesarias y las políticas exitosas, dice un nuevo informe publicado hoy por Climate Action Tracker.

Descarbonización de edificios: lograr calefacción y refrigeración con cero emisiones de carbono” analiza los factores clave que frenan las reducciones de emisiones en el sector de los edificios, propone un amplio conjunto de acciones que los gobiernos pueden llevar a cabo y destaca estudios de casos que muestran cómo se puede avanzar.

El informe llega cuando los gobiernos buscan reducir las importaciones de gas de Rusia ante la invasión de Ucrania por parte de Putin, y la Comisión Europea anunció ayer que reduciría sus importaciones de gas ruso en al menos dos tercios este año.

El uso directo e indirecto de gas, un combustible fósil, no puente, es uno de los factores clave que contribuyen a las emisiones de los edificios y debe reducirse en al menos un 65 por ciento para 2040. También es un combustible que se está volviendo cada vez más costoso: en muchos países, los precios del gas natural están en niveles récord, lo que lleva a costos significativamente más altos para calentar y enfriar los hogares. Esto afecta particularmente a los hogares de bajos ingresos, exacerbando la pobreza energética. Y este problema ahora se ha vuelto crítico frente a la guerra de Rusia contra Ucrania.

“Esta semana, la Comisión Europea ha anunciado medidas para reducir su dependencia del gas ruso, incluidas algunas de las acciones que mencionamos en este informe, como cambiar el gas por bombas de calor”, dijo la Dra. Louise Jeffery del NewClimate Institute, uno de los las dos organizaciones del consorcio CAT.

“Todas las acciones propuestas deben ser más fuertes y rápidas para reducir efectivamente la dependencia del gas y reducir las emisiones. Se necesita una acción concertada ahora para acelerar la transición a largo plazo hacia edificios bien aislados alimentados por energías renovables y bombas de calor. Bajar los termostatos puede reducir la dependencia del gas de inmediato”.

"Las tecnologías para descarbonizar los edificios ya están disponibles, pero lo que no está sucediendo es la regulación y la coordinación para abordar la modernización de los edificios existentes y garantizar que todos los edificios nuevos tengan cero emisiones".

“Los gobiernos deben desempeñar un papel clave en la descarbonización de este sector, sobre todo por la gran variedad de actores involucrados, desde bancos hasta promotores inmobiliarios, arquitectos, contratistas y propietarios”, dijo. “Los gobiernos deben regular, incentivar y facilitar esta transformación”.

Para ser compatible con el Acuerdo de París, la intensidad de las emisiones del uso de los edificios debe reducirse entre un 90 y un 95 por ciento para 2040, lo que conducirá a un parque de edificios completamente descarbonizado para 2050. Para alcanzar estos objetivos de emisiones e intensidad energética, entre el 2.5 y el 3.5 por ciento de los edificios deben renovarse cada año. Todos los edificios nuevos deben ser cero carbono a partir de hoy.

El informe describe el amplio conjunto de acciones que los gobiernos pueden incluir en sus estrategias de descarbonización del sector de la construcción, con base en cuatro elementos vitales: las tecnologías necesarias para reemplazar las tecnologías intensivas en carbono, los estándares de desempeño y los códigos de construcción, los costos y las finanzas, y las formas de involucrar a los multitud de actores del sector.

Una de las dificultades para abordar las emisiones persistentemente altas del sector de la construcción es su diversidad y complejidad, lo que requiere una combinación de medidas adaptadas localmente para edificios nuevos y existentes. Esa combinación debe combinar múltiples estrategias diferentes: desde códigos de construcción hasta incentivos fiscales y subsidios, hasta brindar capacitación para establecer una fuerza laboral calificada.

Si bien el informe no encontró un solo país en el camino correcto, contiene muchos estudios de casos de estrategias prometedoras que se están desarrollando a nivel nacional, regional y urbano, desde la expansión de bombas de calor en Suecia hasta programas integrales de modernización en la ciudad de Ithaca, en el estado estadounidense de Nueva York.

“Hacer que el diseño de la política gubernamental sea correcto es fundamental: enumeramos ejemplos de políticas exitosas, y algunas en las que un diseño de esquema deficiente ha demostrado ser contraproducente”, señaló Ryan Wilson de Climate Analytics.

Suecia ha estado trabajando en su estrategia durante décadas, aumentando lentamente el precio del carbono durante 40 años con una consideración cuidadosa del impacto en los propietarios e inquilinos, lo que ayudó a lograr una calefacción de edificios electrificada y altamente eficiente.

“Suecia brinda excelentes ideas sobre cómo los gobiernos pueden abordar este importante sector. El Reino Unido proporciona un ejemplo de lo que no se debe hacer: los plazos de financiación a corto plazo, la financiación insuficiente, los incentivos ineficaces y el diseño y la implementación apresurados de los planes han dado lugar a malos resultados durante más de una década”, añadió Wilson.

Los gobiernos deben evitar urgentemente inversiones en nueva infraestructura de gas siempre que sea posible. Esto podría incluir, por ejemplo, exigir bombas de calor para nuevas construcciones o prohibir su conexión a la red de gas. Las nuevas inversiones en gas encerrarían al sector en este combustible insostenible durante décadas.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page