top of page

La calidad del agua


Agua para todos


+ No podemos seguir jugando con la salud de los mexicanos


Y entonces la pregunta

que nos hacíamos es

¿qué más tiene que pasar

en este país? En términos

de calidad del agua

no podemos seguir jugando

con la salud de los mexicanos, porque estamos jugando

con la salud de nuestros hijos.

Dip. Ramón Muñoz

Presidente

Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento



Por Juan Carlos Valencia Vargas


La 65 Legislatura ha estado trabajando en un “Diagnóstico del problema del agua en México”, partiendo de los foros de consulta que realizaron la 63 y 64 legislaturas y haciendo acopio de la información que les presentaron organizaciones como Agua para todos, Cántaro Azul, el Colegio de Ingenieros Civiles de México, el Consejo Consultivo del Agua, la ANEAS de México y el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua.

La semana pasada me referí en esta columna al primer problema detectado en ese diagnóstico: la cobertura. Y según la presentación que se hizo en la Cámara, el segundo problema que tenemos en México es la calidad del agua.

México ha ganado, de acuerdo con lo declarado por el diputado presidente, el poco honroso primer lugar de toda América Latina de ser el país que más mal trata sus aguas. “Los datos oficiales que tenemos indican que el 73 por ciento de nuestras cuencas, lagos ríos y lagunas hoy están contaminadas; los datos internacionales dicen que México ya rebasó el 87 por ciento de la contaminación de todas sus fuentes de agua”, dijo.

Somos un país que no tiene buena nota en materia de calidad del agua, tenemos ahí una de las grandes áreas de oportunidad. Solamente tratamos, según la Comisión Nacional del Agua, el 42 por ciento del agua que deberíamos de tratar, pero si tratáramos el 100 po rciento del agua en nuestras plantas de tratamiento de aguas residuales, tendríamos la capacidad de resolver uno de los problemas más críticos en México. Nuestro país cuenta con 3,960 plantas de tratamiento de aguas residuales, pero dos terceras partes están fuera de operación total o parcialmente.

Algo no estamos haciendo bien en el país y tenemos casos extraordinariamente problemáticos que no nos explicamos por qué no son todavía un escándalo internacional, según dicen los integrantes de la Cámara.

Recorrieron varios de los ríos que hoy presentan severos y peligrosos problemas de contaminación. Visitaron la cuenca del Río Lerma-Santiago, desde las faldas del volcán, pasando por todo el estado de México hasta la zona aguacatera de Michoacán; visitaron también la parte de Jalisco, hasta llegar al lago más hermoso del país, o lo que queda de él: Chapala. Ahí, dijeron, encontraron que más de 260 niños han muerto en los últimos dos años por problemas de contaminación renal por la mala calidad de agua, porque son comunidades que están en la zona circundante y toman agua directamente del lago. Los expertos de la Universidad de Guadalajara dijeron que hay 8,860 pacientes con graves problemas de salud, que deberán ser tratados con especial cuidado en sus protocolos de seguimiento a pacientes con problemas renales.

Pero también visitaron los ríos de Oaxaca, donde se encontraron con una historia extraordinaria: un indígena, Alfredo Crisóstomo, demandó a las autoridades del Estado mexicano en sus tres instancias de gobierno, porque nadie tiene el derecho de contaminar las cuencas, y hoy están emplazados los 54 municipios oaxaqueños por los que circula el Río Atoyac y está obligando al gobierno del estado y a las autoridades federales a cumplir la ley para comenzar la descontaminación de un río. Alguien tenía que dar esta batalla.

10 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page