top of page

Mantener vivo el objetivo de 1,5°C, instan expertos y sociedad civil en la COP27



La preocupante expansión de los proyectos de petróleo, gas y carbón, a pesar de que la ciencia dice que los combustibles fósiles deben permanecer bajo tierra para evitar los peores impactos del cambio climático, fue el tema crítico en el centro de las discusiones del 'Día de la Energía' en la COP27. y muchos expertos temen que el objetivo de reducir el calentamiento global a 1,5 grados Celsius podría estar en peligro.

El sector energético, responsable de más de dos tercios de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, se alimenta principalmente de combustibles fósiles. Si bien esto trae electricidad y transporte a la mayor parte del mundo, va acompañado de un profundo dolor y pérdida para las comunidades y ecosistemas vulnerables. Según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), sólo 29 por ciento de la generación mundial de electricidad actualmente proviene de energías renovables, y las emisiones de carbono continúan una tendencia a la alza. “Apenas hemos arañado la superficie. Y el año transcurrido desde Glasgow, francamente, ha sido un año de procrastinación climática. Para 2030, necesitamos reducir las emisiones entre un 30 y un 45 por ciento, pero desde la COP26 hemos reducido el uno por ciento. Por lo tanto, tenemos un largo camino por recorrer”, dijo la jefa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Inger Andersen, en un evento en Sharm el-Sheikh, el sitio de las conversaciones climáticas facilitadas por la ONU de este año. Andersen señaló que actualmente vivimos en un mundo que se ha calentado 1,1 grados centígrados desde la era preindustrial, y ya vemos un aumento de tormentas, sequías, inundaciones y malas cosechas. “Las políticas actuales nos llevan a un mundo de 2,8 grados... Es importante que tengamos una conversación sobre la reducción de emisiones y quién lleva la carga. El G20, que se reúne esta misma semana, tiene una responsabilidad colectiva por el 75 por ciento de todas las emisiones”, subrayó, y pidió que estas economías inviertan en financiamiento climático y “justicia climática”.

Simon Stiell, secretario ejecutivo de la ONU sobre Cambio Climático (CMNUCC), se dirige

a un evento del Informe sobre la Brecha de Emisiones en la COP27,

en Sharm El-Sheikh, Egipto. / UNIC Tokio/Momoko Sato


El objetivo sigue siendo 1,5 grados Simon Stiell, secretario ejecutivo de la ONU para el Cambio Climático (CMNUCC), también enfatizó la importancia de reducir el calentamiento global a 1,5 grados y dijo que es un objetivo establecido por el Acuerdo de París, pero que también se basa firmemente en la ciencia y los datos duros. “Cualquier incremento superior a 1,5 aumenta los riesgos para la salud, los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, el suministro de agua, la seguridad humana y el crecimiento económico. Para muchos, ya es un infierno… cada fracción de grado más allá de 1,5 pone cada vez más en peligro la vida humana en este planeta”, por lo que pidió a los países ser “rigurosos” en sus esfuerzos por cumplir sus compromisos en el Pacto Climático de Glasgow para mantener el 1,5 a la vista. Stiell, quien el lunes instó a las partes a "cerrar la brecha" en Sharm el-Sheikh para garantizar una acción rápida en materia de mitigación, adaptación, financiamiento y responsabilidad por pérdidas y daños, alentó a las naciones a presentar "posiciones sustantivas" para avanzar. sobre estos temas. Algunos avances positivos El jefe de clima de la ONU señaló positivamente que Sudáfrica lanzó un plan multimillonario para pasar del carbón a la energía verde, calificándolo como un momento clave en el impulso global para la transición lejos de los combustibles fósiles. “Anticipamos escuchar más ambición en esta área cuando los ministros del G20 se reúnan esta semana en Bali. Por lo tanto, estamos avanzando en la COP27, pero avanzar más y más rápido también significa tomar medidas más allá de la COP para reducir las emisiones”, enfatizó. De hecho, en el G20 en Bali, una coalición de países, encabezada por Estados Unidos y Japón, anunció que invertirá 20 mil millones de dólares para reducir drásticamente la dependencia de Indonesia del carbón y hacer la transición de la nación del sudeste asiático a la energía renovable. Actualmente, Indonesia es uno de los mayores consumidores de carbón del mundo y el quinto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo.

El proyecto de energía geotérmica de Muara Laboh ayuda a Indonesia a avanzar hacia sus objetivos de mitigación del cambio climático y energía renovable. / ADB/Gerhard Joren


Las herramientas están ahí, solo necesitamos usarlas. Según Jim Skea, científico y miembro del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, el mundo ha visto grandes desarrollos en términos de energía renovable, con reducción de costos y aumento en el despliegue en los últimos años. “La mitad de las emisiones del mundo ahora están cubiertas por la legislación climática. Una quinta parte de las emisiones mundiales está cubierta por los precios del carbono. Entonces, las personas aún no han usado todas las herramientas, pero las tienen en el banco de trabajo. Y si la gente tiene suficiente fuerza de voluntad para hacerlo, pueden suceder grandes cosas”, afirmó. Skea subrayó que los informes del IPCC dejan en claro que, a corto plazo, debe haber reducciones "enormes" en el uso del carbón, reducciones medianas en términos de petróleo y reducciones modestas en términos de gas para mantener alcanzable el escenario de 1,5 grados. “Necesitamos ver que el uso de gas sea un 45 por ciento menor para 2050. Eso es una reducción del 2 por ciento anual. Y, francamente, los campos de gas existentes se agotarán antes que eso”, explicó el científico, quien aclaró que el mundo necesita “salir” de todos los combustibles fósiles pero, quizás, a diferentes velocidades.

Las plantas de energía de combustibles fósiles son uno de los mayores emisores de gases

de efecto invernadero que causan el cambio climático. / © Unsplash/Nik Shuliahin


El futuro de la energía Francesco La Camera, director general de IRENA, explicó que el futuro de los sistemas energéticos se basará en gran medida en las renovables y se complementará con el hidrógeno verde y el uso sostenible de la biomasa. “Hoy tenemos menos de un tercio renovable y dos tercios de combustible fósil en el sistema energético. Tendremos una situación completamente diferente en 2050 donde las energías renovables y limpias serán más de dos tercios de la energía… todo está cambiando”, dijo al hacerse eco de Skea, en que las soluciones de energía solar y eólica han tenido un reducción de precio de dos dígitos en los últimos dos años. Agregó que las energías renovables pueden generar tres veces más empleos que la inversión equivalente en el sector de los combustibles fósiles, además de contribuir más al PIB de los países. “La crisis de Ucrania ha certificado el fin del sistema energético centralizado en combustibles fósiles. Los gobiernos han descubierto de repente que no podemos tener el 80 por ciento del país dependiente de los combustibles fósiles y ahora todo el mundo quiere apostar por un sistema que pueda ser más independiente”, argumentó. Sin embargo, dijo que si bien la transición está en marcha, no está ocurre a la velocidad y escala necesarias para lograr los objetivos del Acuerdo de París.

Una plataforma petrolera en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. / © Unsplash/Clyde Thomas


Los proyectos de petróleo y gas siguen en expansión: ONG

El martes fue el Día de la 'Sociedad Civil' en la COP27. La semana pasada, Urgewald, junto con otras 50 ONG socias, lanzó su Lista de Salida Global de Petróleo y Gas 2022 anual, una base de datos pública que abarca a 901 empresas que representan el 95 por ciento de la producción mundial de petróleo y gas. El informe reveló que el 96 por ciento de la industria del petróleo y el gas se expande, y muchas instituciones financieras y bancos aún hacen inversiones relacionadas, incluso cuando muchos se han comprometido ir a "Net-Zero". Heffa Schuecking, directora de Urgenwald, habló a los periodistas sobre los hallazgos de los grupos con respecto al contenido africano. “Vemos nuevos proyectos de combustibles fósiles en 48 de los 55 países africanos y estos proyectos se remontan a 200 empresas. Si bien las discusiones continúan en la COP, vemos una desconexión con lo que sucede en Egipto y en el resto de África. Solo en Egipto tenemos 55 empresas que buscan nuevos descubrimientos de gas”, afirmó. Schuecking dijo que actualmente las empresas están gastando alrededor de 5 mil millones de dólares en exploración de petróleo y gas en África, y denunció esto como una pérdida de dinero, especialmente si se tiene en cuenta el potencial de energía renovable en el continente. “Si comparamos las inversiones en el lado fósil y en el lado renovable, es una brecha enorme. Invertimos en el lugar equivocado”, lamentó. Agregó que las compañías de combustibles fósiles abren un nuevo tipo de fronteras, con exploraciones petroleras ahora incluso planificadas en Namibia, donde no había ninguna expansión de petróleo y gas hasta ahora. “No se trata solo del clima; se trata de la destrucción de la naturaleza. Se trata de la destrucción de la salud de las personas. Se trata de desplazamiento y empobrecimiento de las comunidades”. Subrayó que la mayoría de las empresas que realizan estos proyectos no son africanas, sino que tienen sus sedes en Europa, Estados Unidos y China.

Odudu-Abasi James Asuquo, joven activista nigeriana. / Noticias ONU/Laura Quiñones


Una realidad dolorosa Para Odudu-Abasi James Asuquo, esta no es una realidad lejana. Su comunidad y familia en Nigeria han experimentado de primera mano las consecuencias de la exploración de petróleo y gas. Ella es una ogoni, una comunidad en la región del delta del Níger en el sur de Nigeria que ha sido víctima de las corporaciones petroleras durante décadas. La comunidad atrajo la atención internacional en 2017, después de protestas públicas masivas contra Shell Oil. “Pierdo gente todos los días. Mi comunidad ha sido asesinada y ha sido destruida. Tengo mucho miedo de traer un hijo al mundo y sólo soy una persona joven. Temo por mi futuro”. James Asuquo dijo que toda su comunidad ahora vive en un campamento para personas desplazadas internamente (IDP, por sus siglas en inglés) después de que todo el estado de Rivers [región del Delta del Níger] se inundó. “Mi comunidad necesita mucha ayuda. Los gobiernos deben despertar. El cambio climático no es una estadística, es una realidad. Para mí, es mi vida diaria. perdí a mis padres; Perdí a mi gente. no tengo vida Ni siquiera tengo un hogar al que volver porque no hay tierra. El agua está contaminada. El aire está contaminado. Entonces, el cambio climático es mi realidad”. En 2011, el PNUMA llevó a cabo una evaluación en el territorio de origen del joven activista y descubrió que el impacto de 50 años de producción de petróleo en la región era más profundo de lo que se pensaba. Debido a los derrames de petróleo, la quema de petróleo y la descarga de desechos, el suelo aluvial del delta del Níger ya no es viable para la agricultura. Además, en muchas áreas que alguna vez se pensó que no estaban afectadas, se ha descubierto que el agua subterránea contiene altos niveles de hidrocarburos o ha sido contaminada con benceno, un carcinógeno, a niveles 900 veces por encima de las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Están hablando de 2030 y no estoy seguro de eso. Están hablando de 2024, tampoco estoy seguro de eso. Mi comunidad necesita ayuda ahora y hoy es el día de la acción”; agregó que los países ricos deben pagar su deuda con el Sur global. “Nos tienen que pagar lo que deben porque nos destruyeron. No deberíamos tener que rogar por ello”.

Activistas de las Islas del Pacífico protestan para instar a los líderes a mantener la reducción

gradual de los combustibles fósiles en el texto final. / Noticias ONU/Laura Quiñones


“Mantenlo en el texto” El lunes por la noche, la Presidencia de la COP27 publicó un documento que contiene el resumen de los posibles elementos presentados por las partes para su inclusión en el resultado final de la conferencia, que se espera esté redactado el miércoles. El documento contiene elementos de interés expresados ​​por las partes relacionados con la mitigación, la adaptación y las pérdidas y daños, entre muchos otros temas. “Tenemos que salir de esta COP con un camino claro hacia 1.5 grados”, dijo el activista tongano Joseph-Zane Sikulu. Destacó que el texto final de este año debería incluir la frase 'eliminar todos los combustibles fósiles', no solo el carbón. Miriam Hinostroza, economista ambiental del PNUMA, habló sobre algunas de las complejidades en las negociaciones relacionadas con la eliminación de los combustibles fósiles en los países en desarrollo. “A veces, una prioridad para los países es el crecimiento económico, que sólo obtienen del uso de combustibles fósiles: todavía son baratos, las tecnologías están ahí, hay muchas plantas de energía [y] no pueden [de repente] simplemente deshacerse de estos plantas. Entonces, existe este problema con los activos varados: qué hacer con todas estas inversiones, todas estas tecnologías”. Argumentó que obligar a los países a deshacerse de los combustibles fósiles en los próximos cinco o diez años, lamentablemente, “no es una realidad".

Una familia afectada por el ciclón Eloise camina por un área inundada en un centro de reubicación en la provincia de Sofala en Mozambique. / © UNICEF/Ricardo Franco


Pérdidas y daños

En la agenda de pérdidas y daños, el tema principal este año impulsado por los países en desarrollo, la Presidencia publicó el martes un borrador que incluye asuntos relacionados con el financiamiento con varias opciones, una de ellas la creación de un nuevo mecanismo financiero. “Las promesas de reducir las emisiones, mejorar las medidas de adaptación, reparar pérdidas y daños, y las promesas de aumentar el financiamiento, todas deben ponerse en práctica”, dijo el presidente de la sesión actual de la Asamblea General de la ONU a los delegados que asistieron a una sesión plenaria esta mañana. Csaba Kőrösi recordó que la COP27 es “la COP de implementación” y dijo que es el momento de cerrar las brechas entre los compromisos y el cumplimiento. También llamó a los delegados a preguntarse si “el vaso estará medio lleno o medio vacío” al final de la conferencia. “El vaso estará lleno cuando cumplamos nuestras promesas y usemos las soluciones que ya tenemos. Estará lleno cuando superemos los debates sobre procedimientos y podamos centrarnos por completo en cómo abordar la transformación hacia un camino de desarrollo seguro para el agua y el clima. Así que sea un vaso lleno”, instó.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page