top of page

"Ponte de pie y cumple", exige la ONU en la COP27


Las Organizaciones de la Sociedad Civil durante la Declaración de los Pueblos

en la COP27. / UNIC Tokio/ Momoko Sato

La COP27 está programada para concluir este viernes —menos de 24 horas—, pero los países siguen divididos en varios temas importantes, incluidos "pérdidas y daños", afirmó António Guterres, secretario general de la ONU, al instar a las partes a estar a la altura de la urgencia del momento y acordar soluciones reales para resolver el mayor desafío que enfrenta la humanidad.

“Claramente hay una ruptura de la confianza entre el Norte y el Sur, y entre las economías desarrolladas y las emergentes. No es momento de señalar con el dedo. El juego de la culpa es una receta para la destrucción mutua asegurada”, señaló Guterres en el Centro Internacional de Conferencias de Sharm el-Sheikh. El jefe de la ONU llamó a los países a realizar el tipo de acción significativa que las personas y el planeta necesitan tan desesperadamente. “El mundo está mirando y tiene un mensaje simple: pónganse de pie y cumplan”, subrayó.

El secretario general de la ONU, António Guterres, habla en la COP27 con el presidente

de la conferencia, Sameh Shoukry, de pie a su derecha. / © CMNUCC


Acción sobre pérdidas y daños Guterres recordó a los líderes mundiales que las emisiones globales se encuentran en sus niveles más altos en la historia y que los impactos climáticos diezman las economías y las sociedades. “La forma más efectiva de reconstruir la confianza es encontrar un acuerdo ambicioso y creíble sobre pérdidas y daños y apoyo financiero a los países en desarrollo. Se acabó el tiempo de hablar de financiamiento de pérdidas y daños. Necesitamos acción”, por lo que exigió a los negociadores dar soluciones concretas para resolver uno de los temas más espinosos sobre la mesa en la COP de este año.

También pidió a los negociadores enviar una señal clara de que las voces de quienes están en la primera línea de la crisis se escuchan, mientras el mundo arde y se ahoga ante sus ojos. “Refleja la urgencia, la escala y la enormidad del desafío que enfrentan los países en desarrollo. No podemos seguir negando la justicia climática a quienes menos han contribuido a la crisis climática y son los más perjudicados”, explicó. Por primera vez en la historia de las conferencias climáticas de la ONU, el tema de pérdidas y daños se incluyó en la agenda oficial. La creación de un nuevo mecanismo financiero para compensar las pérdidas sufridas por los países vulnerables más afectados por los desastres naturales es una demanda clave del bloque negociador conocido como el Grupo de los 77, que representa a casi todos los países en desarrollo. Renovables: 'la salida de la autopista al infierno' Guterres se refirió a otro tema que ha preocupado a los activistas climáticos en los últimos días: mantener la ambición de frenar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. “El objetivo de 1.5 grados Celsius no se trata simplemente de mantener viva una meta, se trata de mantener viva a la gente. Veo la voluntad de mantener el objetivo de 1,5, pero debemos asegurarnos de que el compromiso sea evidente en el resultado de la COP27”; agregó que la actual expansión de las empresas de combustibles fósiles está “secuestrando a la humanidad”. Una vez más, abogó por las energías renovables y un pacto de Solidaridad Global Climática con los países desarrollados que toman la iniciativa en la reducción de emisiones. “Un Pacto con los países desarrollados a la cabeza en la reducción de emisiones. Y un Pacto para movilizar -junto a las Instituciones Financieras Internacionales y el sector privado- apoyo financiero y técnico a las economías emergentes para acelerar su transición hacia las energías renovables”, dijo. Guterres subrayó que las energías renovables son la “rampa de salida de la autopista del infierno climático”, refiriéndose a uno de los mensajes más poderosos de su discurso la semana pasada en la apertura de la COP27.

El huracán Iota causó destrucción e inundaciones en Nicaragua, dejando

a miles de personas sin hogar. / © UNICEF/Ruiz Sotomayor


Entregar el dinero El secretario general de la ONU también solicitó la entrega de los 100 mil millones de dólares anuales en financiamiento climático prometidos en la COP15 en Copenhague. Pidió a las Partes actuar en consenso para duplicar sus inversiones en adaptación y reformar los bancos multilaterales de desarrollo y las instituciones financieras internacionales. “Deben brindar el apoyo que los países en desarrollo necesitan para embarcarse en un camino de energía renovable y resiliencia climática”, destacó.

'El reloj está corriendo' Finalmente, Guterres recordó a los negociadores que “el reloj climático está en marcha” y que tienen la oportunidad de marcar la diferencia, por lo que deben actuar con rapidez. “Tenemos soluciones acordadas frente a nosotros: responder a pérdidas y daños, cerrar la brecha de emisiones y cumplir con las finanzas”, concluyó. El jueves por la mañana, la Presidencia de la COP27 publicó un borrador de la decisión final, o texto de portada. Sin embargo, los expertos de las ONG dijeron que el documento de 20 páginas es sólo una lista de opciones que deben editarse. El texto actual aborda el objetivo de 1,5 grados y se refiere a la ciencia, reitera el llamado del Pacto Climático de Glasgow para reducir gradualmente el carbón, pero no menciona al petróleo ni al gas. También hace referencia a la duplicación del financiamiento para la adaptación y da la bienvenida al tema de la agenda sobre pérdidas y daños, pero no llama al establecimiento de un nuevo mecanismo financiero.

Los activistas exigen acción sobre pérdidas y daños en la COP27.

Noticias ONU/Laura Quiñones

El Pleno del Pueblo El jueves, cientos de representantes de la sociedad civil se hicieron cargo del plenario de la COP27 para exigir justicia climática, abordando los mismos puntos de acción que el secretario general de la ONU mencionó posteriormente en su encuentro con la prensa. La ceremonia comenzó con una bendición de los pueblos indígenas de Brasil, lo que refleja el importante papel de la espiritualidad como parte de la acción climática. “Todos estamos conectados, humanos y no humanos… todo es sagrado y lo creado no puede ser parte de un mercado. La naturaleza es vida”, sentenció el jefe del grupo. La denominada Plenaria Popular, que se realiza todos los años en las cumbres climáticas de la ONU, tuvo este año representantes de pueblos indígenas, mujeres, jóvenes y trabajadores, entre otros. Los activistas compartieron su visión y experiencias sobre el cambio climático y hablaron sobre los derechos humanos que, subrayaron, son vulnerados por la crisis actual. “Jóvenes del Norte global y del Sur global se unen en solidaridad para pedir acción, pero necesitamos buscar algo más que esperanza. Necesitamos que los que están en el poder escuchen e implementen las soluciones”, declaró el líder de la Juventud.

Ina Maria Shikongo, activista indígena de Namibia. / Noticias ONU/Laura Quiñones


Marcha y plantón por la justicia Después de la sesión plenaria, los asistentes hicieron una breve marcha en el área al aire libre del Centro Internacional de Convenciones de Sharm el-Sheikh que terminó con una sentada, en la que leyeron la Declaración de los Pueblos por la Justicia Climática de la COP27. El documento, respaldado por docenas de organizaciones, pide un "cambio de sistema" para garantizar y permitir transiciones justas a sistemas de energía renovable descentralizados 100 por ciento propiedad de los pueblos, el pago de la deuda climática al reducir las emisiones a cero real para 2030 y abordar pérdidas y daños, la eliminación gradual de los combustibles fósiles y garantizar un entorno seguro y propicio para la sociedad civil.


Los activistas exigen acción. / Noticias ONU/Laura Quiñones

“Estoy aquí porque estoy enojado. Mis comunidades ya se han visto afectadas por una sequía en curso durante la última década. Mi gente no ha visto lluvia en los últimos diez años. Sus medios de subsistencia ya se ven afectados”, dijo Ina Maria Shikongo, una activista indígena de Namibia. Shikongo explicó que Namibia es actualmente uno de los países más secos del sur de África y, sin embargo, los líderes mundiales todavía debaten si deben pagar por las pérdidas y los daños. “Nuestros gobiernos piden fondos prestados para poder apoyar a las comunidades, cuando somos los menos responsables de la crisis climática. Namibia es un sumidero de carbono, lo que significa que el Norte global nos debe reparaciones climáticas”, subrayó. Día de soluciones El jueves fue oficialmente el 'Día de las Soluciones' en la COP27. Para Shikongo, las respuestas a la crisis climática están en las comunidades indígenas del mundo. “Nosotros deberíamos estar en la mesa. Deberíamos ser los que, como naciones indígenas, se encuentran entre las comunidades más afectadas. Deberíamos estar allí. Tenemos las soluciones. Los indígenas tienen las soluciones, pero se niegan a escucharlas”, denunció.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page