top of page

Propuestas para tener luz barata, sin apagones



Por Omar Garfias

@Omargarfias


El 20 de junio alcanzamos el récord histórico de consumo de electricidad. Nunca antes los mexicanos habíamos necesitado tanta.

El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) declaró una alerta porque tenía menos del 6 por ciento de reserva.

La reserva mínima que debe tener es de 13 por ciento, y la óptima, de 21 por ciento.

En 2022 hubo mil 312 declaraciones de alerta.

Cuando se tiene menos del 3 por ciento de reserva se declara la alerta de emergencia, que puede implicar la desconexión de carga en una región.

En 2022 hubo 70 declaraciones de emergencia.

Hace una semana se determinó emergencia en Monterrey.

Por primera vez en la historia, el Cenace reportó que la generación de energía eólica y solar fotovoltaica en México se redujo.

Vamos en sentido contrario a producir más energías limpias.

En los últimos años, la inversión en el sector eléctrico creció menos del 2 por ciento anual, mientras la demanda se incrementó a un ritmo de 2.8 por ciento.

El gobierno federal anunció la construcción de 184 proyectos eléctricos. Ha iniciado 19 y terminado seis. Están sin iniciar 165, según información de la Secretaría de Energía.

Ha optado por limitar la inversión privada en el sector.

Necesitamos se construya infraestructura energética para que toda la población cuente con electricidad.

Necesitamos nuevas obras, con un costo de 60 mil millones de dólares.

Por un lado, requerimos una inversión de 20 mil millones de dólares para mantener la estabilidad del sistema eléctrico; 15 mil millones para infraestructura de transmisión y 5 mil millones para la de distribución.

Por otro, tenemos capacidad de generar alrededor de 80 mil megavatios (MW), por lo que es necesaria la inversión de 40 mil millones de dólares para aumentar la capacidad de generación de energía en 37 mil megavatios más, fundamental para cubrir la demanda eléctrica creciente en el país para 2030.

Es una cantidad equivalente a cuatro años del programa de adultos mayores.

Debemos:

  • Aprovechar las ventajas comparativas que tiene México en materia de producción de energía eólica y continuar con inversiones en infraestructura eólica en las zonas de Nuevo León, Oaxaca, Baja California, Tamaulipas y otros estados con vocación, para triplicar la generación con turbinas de nueva tecnología.

  • Aprovechar las ventajas comparativas de México en materia de producción de energía solar, al instalar parques solares de alta rentabilidad solar en Puebla, Veracruz, Baja California, Coahuila, Hidalgo, Quintana Roo, Querétaro, Guanajuato, Chihuahua, Sonora y en Sinaloa (El Fuerte). La planta recién iniciada en Sonora agregará 300 MW en su primera etapa en 2024, y 700 más cuando se termine.

  • Construir las instalaciones e infraestructuras necesarias para producir energía geotérmica.

  • Invertir en infraestructura para instalar plantas que permitan incrementar de 1000 a 3000 Mwe la potencia instalada de geotermia en la zona de Baja California y la Franja del Cinturón Neovolcánico.

  • Mejorar la infraestructura de sistemas de almacenamiento de energía.

  • Ampliar la Red Nacional de Transmisión y las Redes Generales de Distribución, en particular, para mejorar el suministro en todos los estados.

  • Adicionar bancos de transformación para resolver los problemas de saturación en todo el país.

  • Invertir y desarrollar baterías de litio, hidrógeno verde, condensadores sincrónicos y energía por bombeo (aprovechar presas que han rebasado su vida útil para rebombeos), entre otras.

  • Fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y combinar la inversión pública y privada para generar electricidad limpia, barata y de calidad.

  • Asegurar la autonomía técnica y la independencia política de la Comisión Reguladora de Energía y el Centro Nacional de Control de Energía, para que el Estado regule el mercado eléctrico a partir de criterios técnicos y garantice la competencia necesaria para tener precios más bajos y electricidad de mayor calidad.

  • Incentivar la inversión privada en capacidad de generación renovable y de ciclo combinado en el sur y sureste del país para detonar el desarrollo económico en la región.

  • Mantener la exclusividad de CFE en los segmentos estratégicos (transmisión y distribución de electricidad) y aumentar la inversión pública en esos sectores para modernizarlos y expandirlos.

  • Promover el surgimiento de consumidores que también producen energía eléctrica (prosumidores), y crear comunidades energéticas de prosumidores que permitan aprovechar la energía generada para actividades productivas.

  • Otorgar créditos para financiar la instalación de paneles solares, baterías, paneles eléctricos, inversores y medidores bidireccionales, con acceso preferencial a prosumidores (productores-consumidores) y comunidades energéticas.

  • Tener electricidad más barata, limpia y de calidad.

  • No sufrir apagones.

  • Tener todos acceso a bienes y servicios como iluminación, refrigeración de alimentos o electrodomésticos.

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page