top of page

Agua para todos… pero tandeada


Agua para todos


Por Juan Carlos Valencia Vargas

Facebook: JuanCarlosValenciaAGUA


Solo el 17.4 por ciento de los hogares en México reciben agua de manera continua, es decir, los siete días de la semana, las 24 horas del día, sin interrupciones. Eso explicaría por qué 81 por ciento de las familias mexicanas almacena agua, la mayoría en tinacos y cisternas, pero 16 por ciento tiene que hacerlo en contenedores portátiles como cubetas o tambos.

Hace unos días se publicaron diversos análisis de los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2022 (Ensanut 2022) en la revista Salud Pública de México / vol. 65, suplemento 1 de 2023; dentro de ellos hay un interesante artículo titulado “¿Agua para todos? La intermitencia en el suministro de agua en los hogares de México”, escrito por José Luis Figueroa y otros. En este artículo se analizan, por primera vez en México, patrones de intermitencia por días y horas en el suministro de agua entre hogares a nivel nacional. Usted puede consultar el análisis completo en https://doi.org/10.21149/14783.

Según los resultados de la Ensanut 2022, sólo un tercio de los hogares en el país (31.5 por ciento) tuvo suministro continuo (24 horas al día, los siete días de la semana) durante las últimas cuatro semanas previas a la entrevista, pero de éstos, sólo 17.4 por ciento no tuvo escasez de agua en el último año. Estos datos son mucho menores comparados con mediciones previas en México: de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto en Hogares (ENIGH) del INEGI 2020, por ejemplo, 65.6 por ciento de los hogares reportó suministro continuo, medido como suministro cada día durante las últimas cuatro semanas; y otras encuestas reportaron 69.2 por ciento y 64.8 por ciento, pero ninguna de estas encuestas recaba información por horas, por día ni para un periodo mayor a las cuatro semanas, como en el caso de la Ensanut 2022.

Los resultados también muestran que la intermitencia tiene variaciones importantes; poco más de la mitad de los encuestados declararon recibir agua de manera intermitente, pero algunos prácticamente nunca reciben agua, ya que 8.1 por ciento de los hogares reportaron haber recibido agua menos de tres días durante el último mes.

Asimismo, existen claras diferencias regionales, ya que existe un mayor porcentaje de hogares con suministro constante en el norte del país, comparado con estados del sur, a pesar de que éstos disponen de 68 por ciento del total del agua renovable del país, y donde, además, sólo vive 23 por ciento de la población total mexicana. Es decir, en las regiones donde existe más agua disponible per cápita, la intermitencia y la falta de suministro es más acuciante.

Y también se confirma que los más pobres son los más afectados. El suministro constante se encuentra con más frecuencia en hogares del nivel socioeconómico más alto (independientemente de la región donde se encuentren). Los hogares más pobres son lo que padecen el mayor nivel de intermitencia y, además, se encuentra todavía un porcentaje significativo de esos hogares sin estar conectados a la red de agua potable (16 por ciento).

Otro hallazgo importante, hasta ahora no estudiado a nivel nacional, es que muchos hogares no se dan cuenta de la frecuencia con que llega el agua. A nivel nacional, 13.1 por ciento de los hogares reportaron no saber la frecuencia con que llegó el agua a su hogar durante el último mes. Es probable que si la capacidad de los contenedores (tinacos o cisternas) es suficiente, las personas del hogar no se den cuenta cuando llega agua, ya que el almacenaje podría “imitar” el suministro continuo.

Los resultados muestran que 70.5 por ciento de estos hogares tienen tinacos o cisternas (o ambos) para almacenar el agua. Otra razón de la falta de conocimiento en el suministro podría ser que muchas familias, especialmente en áreas urbanas y metropolitanas, viven en unidades habitacionales (por ejemplo, departamentos en edificios), donde el suministro no es gestionado por la propia familia.

Según los datos oficiales, mas de 96 por ciento de la población en México tiene acceso a agua potable; sin embargo, sólo el 17 por ciento recibe agua los 365 días del año las 24 horas del día. El cumplimiento del derecho humano al agua debería medirse en términos de cuánta población recibe agua de manera continua y con la calidad adecuada para llamarla “potable”.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page